Cifras oficiales: la economía tiene más de 5 años en caída libre pero aumenta el empleo

// Por: Armando J. Pernía / @ajpernia

Cifras oficiales: la economía tiene más de 5 años en caída libre pero aumenta el empleo



La última vez que el PIB venezolano registró un comportamiento interanual positivo fue al cierre del cuarto trimestre de 2013, exactamente hace cinco años y casi 10 meses.

Desde entonces el valor de la producción de bienes y servicios de Venezuela se desplomó 65,16% hasta el primer trimestre de 2019, según la data más reciente publicada por el Banco Central de Venezuela (BCV), lo que representa que la economía es 2,8 veces más pequeña desde que el Producto aumentó 1% aquel ya lejano último cuarto de 2013 en comparación con el mismo lapso de 2012.

El PIB, medido a valores constantes de 1997 por el organismo emisor, decreció, hasta el primer cuarto de este año, 46,17% comparado con el primer trimestre de 1997 y frente al primer trimestre de 1999, la caída es de 37,81%, luego de haber recibido la renta por la mayor bonanza petrolera de la historia del país, que se estima en 965.000 millones de dólares entre 1999 y 2014, más de 60.000 millones por ejercicio fiscal.

Todos los sectores han sido castigados por esta recesión ya crónica que padece el país. Si se pone la mira en la duración de la crisis, de acuerdo con la más reciente publicación del Central, la Manufactura acumulaba 23 trimestres en negativo, casi 6 años; la Construcción, 22 trimestres; el Transporte, 25 trimestres, más de 6 años; Sector Inmobiliario, 21; Instituciones Financieras y Seguros, 16 trimestres; la Agricultura privada, englobada en la categoría «Resto» según la clasificación del BCV, tiene 20 trimestres en rojo.

Los sectores que llegaron con retraso a la recesión fueron Telecomunicaciones que, al cierre del primer cuarto del año en curso, acumulaba 13 trimestres en negativo y el propio sector Gobierno que cayó consecutivamente durante 9 trimestres.

Los números no engañan y, en consecuencia, con estos datos en la mano achacarle a las sanciones de Estados Unidos la máxima responsabilidad sobre el resultado económico presentado no aplica, ante lo dilatado de la recesión y su enorme profundidad.

Casos críticos

Por ejemplo, está el caso del sector Construcción. Según las cifras presentadas por el BCV, esta actividad económica, que representa el segundo menor valor sobre el total del PIB después de la Minería en el corte del primer trimestre de 2019, con un aporte de 0,61%, se ha contraído 97,41% desde el cuarto trimestre de 2013, cuando creció por última vez apenas un 0,9%. En ese período, el sector aportó 8,34% del Producto total, ya muy por debajo de su potencial.

Sin embargo, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) que actualizó datos hasta el cierre de 2018 sostiene que la Construcción empleó a 1.158.711 trabajadores en cuarto trimestre del año pasado, con una tasa de desempleo sectorial de 6,5%. Más aún, el sector viene generando más de 1.000.000 de fuentes de trabajo consecutivamente desde 2003.

Además, se han construido 2.818.120 viviendas, a este 22 de octubre, por la Gran Misión Vivienda Venezuela, sin que este histórico «boom» de edificación haya tenido repercusión alguna en la propia construcción, la minería, la manufactura o en ciertas ramas del comercio, por solo citar algunas actividades que se han podido ver beneficiadas.

La Industria manufacturera, por su parte, registró su última variación interanual positiva en el segundo trimestre de 2013, cuando el BCV reportó una expansión de 5,2%. Desde ese corte hasta el primer trimestre de 2019, esta actividad se ha contraído 85,83%.

De acuerdo con las más recientes encuestas de coyuntura trimestrales, presentadas por Conindustria, este sector opera con una media de 16% de capacidad instalada, muy en línea con la debacle que se reconoce en la estadísticas del ente emisor.

No obstante, según el INE, esta actividad empleó a 1.712.145 trabajadores al corte del cuarto trimestre del año pasado. Y no solo eso, sino que en el ejercicio incrementó su fuerza de trabajo en 3,25%, y terminó el período con una desocupación de 3,8%, 3 puntos porcentuales por debajo del desempleo general de 6,8%. El BCV reportó una contracción de 46,4% en el cuarto trimestre de 2018.

El Comercio y Servicios vio resultados positivos por última vez, hasta el corte del primer trimestre de este año, en el cuarto trimestre de 2013, cuando aumentó 3,2%. Desde entonces y hasta marzo de 2019, esta actividad se redujo en 84,67%.

A pesar de esta situación, el INE sostiene que el Comercio, en general, empleó a 3.854.006 trabajadores al cuarto trimestre de 2018, un aumento de 70.389 trabajos formales en un año. La tasa de desocupación que reporta el organismo estadístico para este sector es de 4,9%, una baja relevante frente al 6,5% del primer trimestre del año.

En líneas generales, esta historia se va repitiendo en todos los sectores de la economía, en unos con más dureza que en otros. Otra actividad medular, Instituciones Financieras y Seguros abandonó la senda del crecimiento en el primer trimestre de 2014, cuando registró un mínimo incremento de 0,7%. Desde entonces y hasta el primer cuarto de 2019, el PIB sectorial se contrajo en 90,04% a valores constantes de 1997.

Estos sectores han venido resistiendo y la pregunta es si podrán seguir haciéndolo.

PIB EN BAJA
Infogram

Te podría interesar también