John Magdaleno: «transición no negociada traerá inestabilidad política crónica»

// Banca y Negocios @bancaynegocios

John Magdaleno: «transición no negociada traerá inestabilidad política crónica»



El politólogo John Magdaleno cree que el problema de fondo de la oposición es la necesidad de revisar y cambiar la estrategia, porque en su opinión la secuencia propuesta por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, ha demostrado ser inviable, porque el antichavismo carece del «poder fáctico» necesario para quebrar la coalición gobernante y advirtió, además, que poner la llave de la transición en manos de los militares conlleva graves riesgos.

En una entrevista con el periodista Román Lozinsky, a través de ÉxitosFM 99.9, filial de Unión Radio, Magdaleno dijo claramente que no prevé una transición democrática en el corto plazo, pero tiene que claro que la habrá, debido al deterioro de las condiciones de gestión del gobierno chavista y un agravamiento potencial de la crisis económica.

Advirtió que, en vista de que la oposición no logró el quiebre del régimen chavista, especialmente de la Fuerza Armada, está claro que se debe cambiar de rumbo con urgencia y abrirse a la posibilidad de un proceso pactado. «Una transición violenta, no negociada, en Venezuela puede traer una inestabilidad política y económica crónica en el país, la cual podría derivar en una guerra civil», indicó el politólogo especialista en el análisis de procesos de transición.

«Las transiciones son siempre inciertas e impredecibles. No dependen de un solo sector, por lo que la estrategia política debe abrir posibilidades, no cerrarlas. Hay que avanzar en cualquiera de las modalidades, incluso en aquellas que no nos gusten o parezcan adecuadas», complementó.

«Yo sé que (la negociación) es una vía es polémica y no la veo factible en este momento, pero si se ve una rendija hay que aprovecharla para bajar los costos sociales de una confrontación que sí está planteada en Venezuela. Nadie quiere una democracia de dos años. No queremos inestabilidad política… Hay que dice que para la confrontación vía guerra civil se necesita que las dos partes tengan armas y es así, pero la base es que existan dos sectores irreconciliables y a eso hemos llegado. No habrá reconciliación con una transición violenta. Hace falta un cambio de régimen político, y para conseguirlo no podemos ceder a los chantajes y las pasiones», insistió Magdaleno.

– Con los militares –

John Magdaleno ha analizado 100 procesos de transición política a la democracia, de los cuales 59 han sido negociados. En su opinión, haber centrado la estrategia en un presunto quiebre militar y mantener ese discurso es un error, porque ya está claro que no ocurrió, en primer lugar, y luego indica que no se puede suponer que el sector castrense va a entregar el poder sin más, máxime cuando los costos de salida pueden ser muy altos.

«Esta es otra Fuerza Armada, no es la de 1958. Esta Fuerza Armada cambió y no tengo claro de si se está consciente de los riesgos que esta estrategia entraña. En principio, se corre el riesgo de una reversión autoritaria de la transición, como ocurrió en la experiencia de la Primavera Árabe, porque las Fuerzas Armadas son protagonistas de esas transiciones. Hay que abrir un debate serio sobre la estrategia y es urgente, porque la oposición va a entrar en 2020 en medio de acusaciones y debates subalternos. Puede ser otra oportunidad perdida», puso el dedo en la llaga Magdaleno.

El especialista señaló que, aunque Guaidó sigue siendo el líder político con más agrado, su aceptación ha caído más de 21 puntos porcentuales, según encuestas recientes, debido a que no cumplió con las expectativas que generó, aunque lo intentó con seriedad y compromiso. Por ello Magdaleno insiste en que debe revisar ya toda la estrategia y evitar un potencial naufragio, sumamente costoso, de otra posibilidad de cambio democrático.

Sin embargo, el hecho de que Juan Guaidó no esté pasando por un buen momento, no implica que Nicolás Maduro pueda capitalizar la caída del líder opositor. El gobernante chavista sigue arrastrando un rechazo de más de 80% y está pagando los costos de convertirse en el principal obstáculo para una transición democrática.

– La corrupción no paga –

Aunque el politólogo John Magdaleno valoró positivamente la rápida reacción del mandatario interino reconocido por más de 50 países, Juan Guaidó, y de los partidos Primero Justicia, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo ante la denuncia de un presunto «maletinazo» que involucra a nueve diputados opositores en el presunto encubrimiento de la red de corrupción montada con la importación de alimentos para las cajas CLAP, dejó en claro que este escándalo tendrá consecuencias graves para el liderazgo opositor.

Advirtió enfáticamente contra las generalizaciones que podrían involucrar a toda la oposición y explicó que parte del problema -aunque sin justificar de ninguna manera la corrupción- es que el financiamiento de la actividad política en Venezuela es prácticamente imposible, porque la Constitución elimina el aporte público y otras leyes limitan el acceso a recursos de grupos opositores y organizaciones de la sociedad civil.

En su opinión, una reforma clave es transparentar el financiamiento de la política; no obstante, condenó a los parlamentarios que pudieron haberse prestado para lavarle la cara a empresarios acusados de corrupción. «La verdad es que hay acusaciones muy concretas contra algunos diputados por la investigación de ArmandoInfo y hubo una acción bastante rápida de los partidos y de Juan Guaidó. Hay que esperar el desarrollo de los acontecimientos, probablemente surjan nuevos señalamientos o algunos de los que han sido señalados se defiendan. Este caso traerá cola», vaticinó.

Además, manifestó: «¡Que útil es el periodismo de investigación! Veremos a figuras del oficialismo reivindicar lo que ha aparecido en la prensa libre, censurada y amenazada por el régimen autoritario, y hay que aprovechar para señalarles a los oficialistas que eso es la resultante de un esfuerzo enorme de algunos medios y periodistas por mantener el debate público vivo y por defender algunas libertades civiles. Si el gobierno va a disfrutar, eso es posible gracias a una prensa atrevida».

Te podría interesar también