Se ha dado a a conocer que los tenedores de bonos de  Venezuela y PDVSA están dando los primeros pasos para organizar e iniciar conversaciones de reestructuración.

Este 20 de noviembre, un grupo de inversores se reunirán en la ciudad de Nueva York y más tarde este mes, otro grupo hará lo mismo en Londres. Los bufetes de abogados Cleary Gottlieb y Millstein están haciendo sus invitaciones a los tenedores de bonos. Venezuela está trabajando con David Syed, que recientemente renunció al escritorio de abogados Dentons de Orrick, Herrington & Sutcliffe.

La renegociación de los bonos soberanos venezolanos y la petrolera estatal PDVSA enfrenta una serie de retos y ahora las partes están tratando de anticipar las acciones del presidente Nicolas Maduro y su comité presidencial – que está formado por el vicepresidente ejecutivo, Tareck El Aissami, vicepresidente de economía, Wilmar Castro Soteldo, vicepresidente de planificación, Ricardo Menendez, ministro del Poder Popular de economía y Finanzas, Simon Zerpa, Ministro de Petróleo, Eulogio del Pino, el procurador general, Reinaldo Munoz, y el presidente de PDVSA, Nelson Martínez.

Hay varias acciones que pueden tomar. Venezuela y PDVSA pueden trabajar para mover el flujo de caja lejos de los acreedores mediante la venta de la producción a terceros para pagos por adelantado o por medio de un acuerdo de reparto de la producción; es posible la venta de activos de Citgo y hacer un acuerdo a largo plazo con el comprador o incluso intercambiar activos a jurisdicciones que están fuera del alcance de los prestamistas, entre otros.

Maduro y su equipo también puede hacer las cosas un poco más difíciles para los inversores estadounidenses al tratar de presionar al gobierno de Estados Unidos para aliviar las sanciones, señaló una persona relacionada con el tema. También pueden trabajar un acuerdo de reestructuración con los inversores fuera de los EE.UU. y afirman que sólo los estadounidenses se quedarán fuera. Sería otra forma de hacer que las sanciones sean replantaeadas por la administración de Trump.

El hecho es que con las sanciones, PDVSA y Venezuela no pueden imponer una reestruturacion con una nueva emision de bonos.

Mientras todo el mundo está ansioso por descubrir lo que podría suceder a continuación, una cosa es cierta: se requiere una gran dosis de paciencia.

Comentarios