Informe Especial | Recomendaciones ante la descapitalización patrimonial de la empresa

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Informe Especial | Recomendaciones ante la descapitalización patrimonial de la empresa



Es claro poder predecir que este año se mantendrán las condiciones económicas reinantes en Venezuela durante estos últimos años: desplome de la producción petrolera, recesión, la hiperinflación, caída del ingreso per cápita, etc.

La incertidumbre de cómo terminará este año viene acompañada de recientes decisiones gubernamentales y tributarias, que, de seguro, afectaran la estructura de activos, pasivos y consecuente estructura patrimonial de las empresas, motivando su posible descapitalización.

Una empresa se descapitaliza cuando experimenta resultados financieros negativos que van consumiendo paulatinamente su capital social, hasta que llega el momento cuando su patrimonio neto podría ser negativo.

Cuando los administradores reconozcan que el capital social, según el inventario y balance ha disminuido un tercio, deben convocar a los socios para interrogarlos sobre si optan por reintegrar el capital, limitarlo a la suma que queda, o poner la sociedad en liquidación. (Código de Comercio, artículo 264).

El hecho de mantener un Patrimonio deficitario afectará: la posibilidad de solicitar préstamos y servicios bancarios, participar en cotizaciones en empresas privadas o gubernamentales, contar con una capacidad de contratación nula o tendiente a cero.

Es importante considerar que los estados financieros legales en Venezuela son los preparados de acuerdo con los principios de contabilidad generalmente aceptados en Venezuela: VEN NIF y ajustado por inflación.

Recomendaciones para afrontar la descapitalización

Si bien la mejor forma de salir de una descapitalización es generando utilidades operacionales que compensen las pérdidas acumuladas, pareciera que lograrlas será muy difícil este año. Las dificultades de mantener la operación, el resultado monetario negativo asociado al mantenimiento de partidas monetarias en hiperinflación y el importante diferencial cambiario que experimentarán algunas entidades, hacen concluir que experimentarán una descapitalización inminente.

Las acciones más comunes llevadas a cabo en las empresas para solucionar la descapitalización, distintas a la generación de utilidades es mediante aportes:

– Con pago o aporte de dinero en efectivo. Las nuevas acciones se pagan simplemente con dinero en efectivo.

– Con aporte de bienes o derechos susceptibles de ser cuantificados económicamente. Los suscriptores del aumento lo cancelan traspasando a la compañía su derecho de propiedad sobre bienes o derechos determinados.

– Por medio de Reposición de pérdidas, que consiste en que los accionistas deciden hacer un aporte en efectivo o capitalizar acreencias con la intención que se compensen directamente las pérdidas sin afectar el Capital social. Esto hace que los accionistas renuncien a un posible dividendo en el futuro, al no emitirse nuevas acciones.

– Por medio de la capitalización de acreencias. Aquí el aumento del capital social se paga con cargo a las deudas o pasivos certificados que la empresa pueda tener para con sus accionistas u otras personas (Siempre que sea aprobado por la Asamblea General de Accionistas).

Existen otras vías recomendadas, dada la imposibilidad de las Entidades de realizar aportes, tanto por la falta de excedente de caja, como por la incertidumbre de hacer nuevas inversiones:

– Por el Enjugue de pérdidas o limitación del capital social, que implica un acuerdo de reducción del Capital social con la finalidad de compensar la totalidad de las pérdidas acumuladas, pudiendo hacer uso de reservas voluntarias o la reserva legal para llevarla a cabo. Esta es competencia exclusiva de la Asamblea, y no puede delegar en los administradores.

– A través de una Revalorización de activos. En este caso se incrementa el patrimonio reconociendo un superávit por revaluación, producto de llevar las propiedades Plantas y Equipo a su valor razonable. Las normas Internacionales contemplan el revalúo como una técnica de valoración comúnmente utilizada por los participantes del mercado para fijar el precio del activo, que proporciona estimaciones fiables de los precios observados en transacciones reales de mercado.

Esta cuenta patrimonial debe tomarse en cuenta, una vez creada, para la determinación de la descapitalización y que la revaluación no necesariamente tiene que ser con todos los activos, bastará hacerlo con todos los activos de alguna clase. Lo único es que genera un costo adicional de depreciación, no puede capitalizarse y revaluar, dependiendo la cantidad de activos, puede ser costoso.

– Con la Capitalización de la Corrección monetaria: En términos prácticos, es capitalizar la diferencias resultante entre el Capital Social a bolívares Constantes y sus valores Nominales, a través del cambio del valor nominal de las acciones.

– Con la Adopción por primera vez de VEN NIF: Las Entidades que no han adoptados las VEN NIF por primera vez tienen esta alternativa para afrontar la descapitalización que sufrirán este año, con la ventaja que un revalúo de sus bienes podrán ser considerados como “Costo Atribuido”, con un aumento directo a sus utilidades acumuladas.

En el Informe Privado de esta semana de Aristimuño Herrera & Asociados, el profesor Roberto Salaverría, especialista en gestión financiera y consultor, analiza el fenómeno de la descapitalización en este entorno hiperinflacionario y detalla sugerencias útiles para prevenir y proteger las finanzas de las empresas.

Los invitamos a suscribirse al Informe Privado para estar al día con la dinámica económica del país y las tendencias que la mueven. Si desea conocer más acerca de este y el resto de nuestros productos y servicios de consultoría, le invitamos a consultar nuestros planes de suscripción para que pueda seleccionar el más adecuado a sus necesidades y así empezar a disfrutar todos los viernes, de esta información de alto impacto para los hombres de negocios.

Te podría interesar también