Grupo de Contacto sobre Venezuela condena inhabilitación de Guaidó

// AFP

Grupo de Contacto sobre Venezuela condena inhabilitación de Guaidó



El Grupo de Contacto Internacional (GCI) sobre Venezuela condenó este jueves la inhabilitación del opositor venezolano Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de la nación petrolera por más de 50 países, para ejercer cargos públicos por 15 años.

El GCI «condena la reciente decisión del contralor general de Venezuela de inhabilitar a Juan Guaidó» y considera que ese tipo de decisiones «menoscaban aún más los esfuerzos para conseguir una solución pacífica y democrática a la crisis en Venezuela», indicó la agrupación en la declaración de cierre de su reunión en Quito.

El documento del GCI agrega que «esa decisión política (de la Contraloría), que no considera el debido proceso, es una demostración más de la naturaleza arbitraria de los procesos judiciales» en Venezuela.

La declaración fue leída en español por el canciller ecuatoriano, José Valencia, y en inglés por la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

El GCI apuntó además que es «urgente» restaurar «la democracia, (el) Estado de derecho y (la) separación de poderes» en la nación petrolera, sumida en la peor crisis de su historia moderna.

La Contraloría venezolana, dirigida por el oficialista Elvis Amoroso, sancionó este jueves a Guaidó argumentando que el jefe parlamentario no ha justificado gastos realizados en el país y en el extranjero, con fondos supuestamente provenientes del exterior.

La inhabilitación del líder opositor se produjo en un contexto cada vez más crítico por un apagón masivo que afecta a Venezuela y la puja entre Washington y Moscú por sus relaciones con el país sudamericano.

Guaidó desconoció en un mitin político la sanción de la Contraloría, alegando que Amoroso fue designado por la chavista Asamblea Constituyente, que él considera ilegítima.

El GCI se lanzó el 7 de febrero en Montevideo, fijándose un plazo de 90 días para promover comicios presidenciales como una salida pacífica a la crisis política en Venezuela.

Impulsado por la Unión Europea (UE), incluye a ocho países europeos (Alemania, España, Francia, Holanda, Italia, Portugal, Reino Unido y Suecia) y cuatro latinoamericanos (Bolivia, Costa Rica, Ecuador y Uruguay).

Te podría interesar también