FAO preocupada por seguridad alimentaria en Venezuela

// Banca y Negocios @bancaynegocios

FAO preocupada por seguridad alimentaria en Venezuela



La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reseñó en su informe Informe Mundial sobre crisis alimentaria que existe preocupación por la seguridad alimentaria en Venezuela, pero que no se pudo estimar la cantidad de personas afectadas por la ausencia de datos.

«La situación económica y política en Venezuela se deterioró en 2017, obstaculizando la provisión de servicios básicos
y afectando severamente la seguridad alimentaria y la salud. El alto riesgo de incumplimiento de la deuda externa y la política
hacen probable que el estancamiento económico y la inseguridad continúen impulsando el desplazamiento y aumentando las necesidades de alimentos y salud en 2018», señala el documento.

Además incluye el tema de los migrantes e indica que la seguridad alimentaria de los venezolanos que se han ido a Colombia, Aruba y Curazao debe ser monitoreada y que «la situación en La Guajira en Colombia se está volviendo más compleja debido a la llegada de venezolanos en los pasados dos años, lo que está ejerciendo una presión cada vez mayor sobre la disponibilidad y el acceso a los alimentos».

La FAO  no pudo determinar la gravedad de la situación alimentaria venezolana por la falta de datos, lo mismo que ocurre con países como Eritrea y la República Popular de Corea.

Desde el año 2015 (en algunos casos antes) Venezuela no provee datos públicos de variables económicas y sociales del país. Sin embargo, la FAO tomó referencia datos de organizaciones no gubernamentales como Cáritas, para hacer su advertencia.

En América, otros países también registran inseguridad alimentaria. Es el caso de Honduras, Salvador, Nicaragua y Haití.

A escala global, la FAO concluye que las guerras y los desastres naturales han provocado el aumento de los niveles de «hambre aguda» en el mundo, donde 124 millones de personas en 51 países necesitan ayuda urgente para no morir. Se trata de un grave incremento con respecto a 2016 (con 108 millones en 48 países).

El estudio advierte que la situación tiende a agravarse sobre todo por los conflictos en Birmania, Nigeria, Yemen y Sudán del Sur, además de la sequía que azota a buena parte del continente africano.

Te podría interesar también