Dólar paralelo en picada tras haber rozado Bs.80.000 y ahora baja de Bs.70.000

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Dólar paralelo en picada tras haber rozado Bs.80.000 y ahora baja de Bs.70.000



Volatilidad es el nombre del juego en el mercado cambiario. Después de haber acumulado un incremento de 40% en apenas una semana, las diferentes cotizaciones del dólar paralelo han comenzado de manera casi tan acelerada como subieron.

En la mañana de este miércoles 8 de enero, DolarToday, uno de los marcadores más tradicionales, amanece con una paridad de 69.852,14 bolívares, un descenso de 8% frente a su referencia anterior, cuando al final de la semana pasada este precio rondaba los 78.000 bolívares.

¿Y qué decir de DolarTrue? A las 8 de la mañana reportaba una apertura de 63.815,32 bolívares, cuando a las 9 de la mañana de ayer reportaba un promedio de 79.811,43 bolívares, un descenso de 20% en solo 23 horas.

MonitorDolarVzla, en Instagram, se ubicó en 66.887,55 bolívares, 7,54% por debajo de su precio anterior. El valor en Movicambio resiste sobre los 70.000 bolívares, para ubicarse en Bs.71.136, pero en líneas generales, se observa que los precios del dólar «criminal» -aunque ya recibió el indulto del mandatario Nicolás Maduro- han perdido más de 30% del incremento que registraron en los primeros días de enero.

Lo cierto es que el mercado cambiario en Venezuela es tan minúsculo que cualquier circunstancia sobrevenida, como el incremento de bolívares por las compras con el PetroAguinaldo, generó una fuerte demanda de divisas estadounidenses en un momento cuando la oferta estaba coyunturalmente menguada.

El Banco Central de Venezuela realizó ayer 7 de enero una nueva intervención, mediante la inyección de euros a la banca nacional; sin embargo, no trascendió el monto de la operación.

Ahora parece que las aguas están regresando a su nivel y lo que algunos economistas definieron como una «sobrerreacción» coyuntural está dejando paso a un ajuste severo a la baja; sin embargo, queda claro que este desplome tendrá un piso más alto que los 56.000 bolívares en los que terminó el paralelo en 2019.

Fuentes bancarias indicaron a Banca y Negocios que se espera que el Banco Central de Venezuela mantenga su política de inyección de euros en efectivo para estimular la oferta en las mesas cambiarias; sin embargo, la aguda reducción de las reservas internacionales, que, al 3 de enero pasado, bajaron a un mínimo histórico de 6.633 millones de dólares, genera dudas sobre la capacidad de juego del emisor en el mercado.

Por cierto, el BCV no ha actualizado el saldo diario de reservas internacionales desde el 3 de enero. El economista y diputado José Guerra señala que las reservas líquidas del emisor no pasan de 1.000 millones de dólares, pero fuentes del propio banco indican que se ubican en alrededor de 2.500 millones.

Lo cierto es que la volatilidad extrema en el mercado cambiario paralelo que, al final, es el que determina precios en la economía, genera saltos muy abruptos de los costos de bienes esenciales, especialmente los alimentos, porque en el país no existe un sistema ordenado de formación de precios y, en consecuencia, los consumidores pagan las consecuencias de años de desorden, oscurantismo estadístico y falta de políticas fiscales y monetarias coherentes y técnicamente consistentes.

Te podría interesar también