Venezuela está sumergida en hiperinflación desde noviembre de 2017, según la medición de la Asamblea Nacional. Es decir, ya van 11 meses y en nueve de esos -los transcurridos hasta septiembre de 2018- la cantidad de dinero inyectado a la economía, sometida a cinco años de recesión y fuertes niveles de escasez, es 110 veces superior a la registrada al cierre del año pasado.

De acuerdo con la data del Banco Central de Venezuela (BCV) la liquidez monetaria ha escalado 11.398% hasta septiembre, cuando para el mismo período del año pasado el crecimiento fue de 1.121,38% 0 12,21 veces.

La crisis de dinero en efectivo, la debacle de los ingresos petroleros y el aumento del gasto público ante eventos electorales, presionaron fuertemente la emisión de dinero electrónico sin respaldo en producción de bienes, ni divisas. El resultado es una alza histórica en la liquidez que impulsa la inflación para ubicarla en 34.680,7% entre enero y agosto de 2018, de acuerdo con el parlamento.

En agosto se puso en marcha una reconversión monetaria que eliminó cinco ceros a la moneda, con el propósito de facilitar la contabilidad de las empresas y el manejo de dinero en efectivo por parte de la ciudadanía. Sin embargo, la velocidad con la que se mueve la inflación hace prever a varios analistas que a principios de 2019 será necesaria otra reconversión.

En la última semana del noveno mes del año, la liquidez dio un salto récord de 28,70%, principalmente por el pago completo del monto de la pensión de BsS 1.800.

La cantidad de efectivo, depósitos a la vista y de ahorro transferibles aumentó 119,21% solo en septiembre, en tanto en los últimos 12 meses lo ha hecho 346 veces o 34.490% desde 423 millones 313 mil 671 bolívares soberanos a 146 mil 425 millones 235 mil 398 bolívares soberanos.

Del total de dinero en circulación, las monedas y billetes representan 5,4% mejorando la proporción en contraste con la semana previa a la reconversión cuando se ubicaba en 0,8%.

Expertos cifran la relación monedas y billetes/liquidez monetaria entre 10% y 12%, lo que luce lejos de alcanzar tomando en cuenta la poca capacidad financiera del gobierno para imprimir papel moneda fuera del país y operativa para frenar la hiperinflación que hace que cada día se requiere de mayores cantidades de dinero para la adquisición de productos y servicios.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización