Análisis | Curva invertida de rendimientos de bonos de EEUU sigue anticipando nueva recesión

// Por: José Miguel Farías / @Rendivalores

Análisis | Curva invertida de rendimientos de bonos de EEUU sigue anticipando nueva recesión



El padre del indicador basado en la inversión de la curva de rendimiento, el profesor de la Universidad de Duke, Campbell Harvey, aseveró en una entrevista a CNBC que la curva de rendimiento de los bonos está «parpadeando en rojo» y señalando que se avecina una recesión a la vuelta de la esquina.

Afirma, particularmente, que los rendimientos de las Letras del Tesoro a tres meses han estado por encima de los de 10 años desde mayo, una condición conocida como curva de rendimiento invertida que ha predicho las últimas siete recesiones. Harvey alienta a los inversores, ejecutivos de negocios y consumidores a prepararse porque la recesión, es inevitable.

“Este es el momento en el que necesitas reflexionar sobre tu estrategia. En realidad, es fácil administrar los activos cuando la economía está en auge. Es mucho más difícil llegar a un punto de inflexión, es mucho mejor tener un plan para seguir que encontrarse en una situación en la que la recesión golpea y hay que improvisar», afirmó Campbell Harvey a CNBC.

El profesor Harvey es famoso por liderar los trabajos de investigación sobre curvas invertidas, fenómeno que ocurre cuando los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense de corto plazo son más altos que los de mayor duración.

Durante su investigación, revelada por primera vez en 1986, descubrió que una inversión de curvas de rendimiento entre los “Treasurys” de 3 meses y 10 años había predicho las últimas siete recesiones desde 1950. En ese momento, había habido cuatro casos acertados y, desde entonces, han ocurrido tres más.

En el ciclo más reciente, esa parte de la curva primero se invirtió brevemente en marzo y luego bajó nuevamente en mayo, donde se ha mantenido desde entonces. Harvey comentó  que la curva debe permanecer invertida durante tres meses para ser confiable, por lo que en este caso la duración significa que el indicador está «parpadeando en rojo» para una recesión.

El único punto positivo, dijo, es que aquellos que miran el indicador pueden, y a veces lo hacen, planificar con anticipación sus movimientos de cartera. La inversión no es un indicador coincidente, sino que apunta a recesiones de seis a 18 meses más o menos en el futuro, lo que permite que las empresas puedan reaccionar, por ejemplo, retrasando los planes de gastos hasta que pase la tormenta.

«Ese retraso podría conducir a un crecimiento más lento, pero es posible ver esto como gestión de riesgos. Reduces un poco el gasto, pero evitas ese aterrizaje brusco y duro. Por lo tanto, es posible que la profecía autocumplida inyecte un nivel diferente de gestión de riesgos. Podríamos evitar una recesión [y] simplemente tener un crecimiento más lento ”.

Los funcionarios de la Reserva Federal consideran una curva invertida como una entrada para evaluar la economía, afirmó el presidente de la FED, Jerome Powell, el pasado martes.

«Cuando se invierte la curva, nos enfocamos muy cuidadosamente en eso y no es algo con lo que debas lidiar de inmediato. Es algo con lo que no sería cómodo estar en ese estado de cosas por un período prolongado de tiempo», dice el experto.

Las conclusiones de Harvey sobre la curva de rendimiento coinciden con un documento de la Reserva Federal de Nueva York de 1996, que también vio una relación entre las inversiones en la parte de la curva de 3 meses / 10 años y las recesiones. Posteriormente, la curva también se invirtió antes de la crisis financiera que explotó en 2008.

Sin embargo, algunos participantes del mercado se centran en el diferencial entre las notas de 2 y 10 años. Esa parte de la curva se invirtió brevemente a fines de agosto, pero se volvió positiva y se ha mantenido allí, aunque la brecha era de solo 9 puntos básicos a partir de las primeras operaciones del pasado martes.

Asimismo, tampoco hay garantía de que la inversión disminuya los precios de las acciones: la investigación realizada, a principios de este año, por los economistas Eugene Fama y Kenneth French no encontró correlación entre la inversión en la curva y un mercado de renta variable que ofrezca un rendimiento inferior a los bonos del gobierno.

* El autor es director de Finanzas de Rendivalores Casa de Bolsa. Asesor de inversiones y corredor público de títulos valores certificado.

Te podría interesar también