Comerciantes miran el «Black Friday» con optimismo limitado ante caída del consumo

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Comerciantes miran el «Black Friday» con optimismo limitado ante caída del consumo



Y llegó el «Black Friday», una tradición anglosajona para mover la temporada comercial de fin de año, que ahora algunos miran como «tabla de salvación» para una contracción histórica del comercio minorista en el país que, según Consecomercio, en el mejor de los casos, habrá caído 35% interanual cuando suenen las 12 campanadas que pondrán fin al «anno horribilis» de 2019.

Sin embargo, los comerciantes que en centros comerciales, básicamente, se han embarcado en esta jornada de ofertas dirigidas a un muy contraído segmento de consumidores con poder adquisitivo en divisas, no son demasiado optimistas. La mayoría busca salir de inventario «frío», por lo que no hubo inversiones apreciables en productos para esta celebración.

Según consultas hechas por Banca y Negocios entre encargados de tiendas de ropa, calzado, juguetes, equipos electrónicos, celulares y cosméticos en tres centros comerciales de Caracas, los descuentos promedian entre 50% y 70%. Algunos están dispuestos a llegar más lejos para no perderlo todo en una temporada comercial que, en general, ha sido una de las peores en los últimos 20 años, a pesar de la dolarización.

La oferta de juguetes es mínima; de hecho, según un ejecutivo comercial de un canal de TV abierta, la inversión publicitaria en este segmento se redujo en más de 90%, en un mercado que se nutre casi por completo de importaciones.

El informante señala que ropa y calzado se movieron mejor publicitariamente, gracias a clientes como la cadena Traki, que ya ha dolarizado precios de manera abierta, aunque, quizás como mecanismo de compensación, acepta transacciones en petros. Al parecer, muchas familias están convenciendo a sus pequeños en que un par de zapatos es un mejor «niño Jesús» que un juguete.

– Crecen visitas, pero pocos compran –

Hasta las cadenas de cines se han incorporado a la celebración del «Black Friday» en un rutina de ofertas que se ha hecho constante en las dos cadenas que dominan más de 80% de la exhibición de películas, debido a que la afluencia de espectadores se ha reducido en alrededor de 45% en comparación con 2018, en un período de caída sostenida en, por lo menos, los últimos cinco años, según revelan fuentes del sector.

La idea es incorporarse a un celebración que los centros comerciales promueven para intentar estimular las ventas en un período extremadamente complejo. Las cadenas Cines Unidos y Cinex han ajustado su oferta de salas y diversificado la explotación de sus espacios con eventos, reuniones corporativas y espectáculos en vivo.

Sin embargo, esta estrategia tuvo poco fuelle, reconocen fuentes del sector, porque la hiperinflación hizo los costos insostenibles, así que ahora se sobrevive con una reducida oferta de películas y promociones para estimular el acceso.

Lo cierto es que el problema para los centros comerciales no está en la afluencia, porque siguen siendo el equivalente a las plazas en tiempos anteriores; es decir, sitios de reunión preferentes, especialmente para la juventud; sin embargo, el drama está en la fuerte caída del consumo, incluso en áreas como comidas y entretenimiento que se habían mantenido más o menos a salvo del vendaval inflacionario.

Invaca, la filial del Fondo de Valores Inmobiliarios que administra centros comerciales, reportó en su balance de octubre 12, 5 millones de visitas en sus espacios hasta el mes de septiembre, lo que representó un aumento trimestre de 40%.

El resto del sector se movió más o menos en los mismos niveles, salvo en algunos estados como Zulia y Nueva Esparta, donde, por razones específicas, la afluencia tuvo un comportamiento más negativo.

Los comerciantes consultados por Banca y Negocios señalaron que, en promedio, sus ventas han caído entre 30% y 40% en lo que va de año. ¿La preocupación? No ha habido un crecimiento sustantivo en octubre y noviembre, por lo que estrategias como el «Black Friday» son recibidas con beneplácito.

Ropa y calzado han sido especialmente golpeadas en lo que va de 2019, según se desprende de los testimonios de los comerciantes consultados, quienes señalan haber registrado bajas superiores a 60% en número de transacciones; no obstante, la dolarización de facto está impidiendo que los resultados financieros se deterioren con más fuerza.

Más allá del ruido que puede generar esta primera versión institucionalizada del «Black Friday» en Venezuela, lo cierto es que sus probables resultados, aunque sean buenos, no salvarán al comercio minorista de una temporada decembrina con muy pocas luces.

Te podría interesar también