Banqueros piden flexibilizar política de encaje legal para préstamos productivos

Banca y Negocios @bancaynegocios

Banqueros piden flexibilizar política de encaje legal para préstamos productivos

La Asociación Bancaria de Venezuela (ABV) solicitó al Banco Central de Venezuela (BCV) flexibilizar su política de encaje legal debido a que está ocasionando una «severa restricción de la liquidez bancaria», lo que impide la entrega de créditos, así como «la provisión de servicios transaccionales».

En una comunicación dirigida al organismo emisor a la que tuvo acceso Banca y Negocios, lo banqueros señalan que es «necesario el cese completo de las extremas exigencias de encaje», pero que en lo inmediato proponen una «flexibilización en el esquema de encaje legal vigente», por ello piden «establecer un mecanismo que dé tratamiento preferencial, en términos de la normativa de encaje legal, a los financiamientos dirigidos a los sectores que participan en la producción, distribución y comercialización de bienes y servicios esenciales».

En septiembre, el BCV inició una política de incremento del encaje legal con el objetivo de enfrentar la hiperinflación y el alza del dólar paralelo. Desde entonces el encaje legal marginal se elevó hasta 100% y el ordinario a 57%.

La ABV segura que «desde (…) el 11 de febrero de 2019, hasta mediados de marzo de 2019, la tasa de encaje efectivo promedio semanal se ha incrementado en más de 10 puntos porcentuales, llegado a ubicarse por encima de 60%. Para la banca privada dicho coeficiente se ubicó por encima del 70%. Esto ha tenido un profundo efecto sobre la liquidez de las instituciones bancarias y por tanto sobre su capacidad de intermediar fondos y para proveer servicios transaccionales».

«Estos impactos (del encaje) se hacen especialmente preocupantes en el marco de la dificultades que han generado las recientes restricciones en el suministro del fluido eléctrico», señala la organización que agrupa a los bancos del país, en referencia a los apagones masivos que afectaron al país en marzo y al racionamiento eléctrico que se aplica desde abril.

De acuerdo con datos de Aristimuño Herrera & Asociados, la intermediación crediticia se redujo a 20,62% en marzo, un descenso de 16,57 puntos porcentuales en comparación con el mismo de 2018. Mientras, la cartera de créditos mantuvo su desaceleración en el tercer mes del año con un crecimiento de 19%.

«La actividad bancaria, en sus roles de palanca de la inversión y sostén del consumo a través del crédito, por un lado, y de acompañamiento de la actividad económica a través de los canales de pago, por el otro, traslada de manera inmediata sus desequilibrios al resto de los sectores económicos que le son usuarios», advierten los banqueros en su carta al BCV.

La Asociación Bancaria agrega que la «reducción de la intermediación financiera en un plazo tan corto, se ha traducido en interrupciones temporales del flujo habitual de las cadenas de suministros al desacelerar el financiamiento del capital de trabajo, en adición a la evidente disminución del financiamiento de proyectos; ambos factores resultan en un aminoramiento de la producción nacional».

Fuentes vinculadas al sector financiero dijeron a Banca y Negocios que el BCV y la Asociación Bancaria estaban reunidos este jueves para tratar estos temas.

Te podría interesar también