Banca y Negocios Informe Privado
spp_header_2
10/03/2021 08:23 AM

Washington no cambiará esquema de sanciones sin diálogo de ´buena fe´ para elecciones

Washington no cambiará esquema de sanciones sin diálogo de ´buena fe´ para elecciones

La administración del presidente Joe Biden no tiene planes inmediatos de relajar la presión de las sanciones contra el sector petrolero de Venezuela, a pesar de las dudas sobre su eficacia y los inconvenientes humanitarios.

«No hay prisa por levantar las sanciones», dijo a los periodistas un alto funcionario de la administración. «Estados Unidos va a seguir aumentando la presión, y va a ampliar esa presión multilateralmente» hasta que el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, negocie de buena fe con sus opositores y acepte celebrar elecciones libres y justas, dijo el funcionario estadounidense, señala una nota de Argus.

La administración de Biden cumplió su promesa de campaña de conceder el estatus de asilo temporal a más de 300.000 venezolanos que viven en EE.UU., una pequeña parte de los más de 5 millones de refugiados que abandonaron el país en la última década por el deterioro de las condiciones económicas y sociales.

Biden ha criticado la política de sanciones unilaterales de su predecesor contra Caracas por considerarla ineficaz, y sus altos funcionarios dicen que la crítica sigue siendo válida.

Pero cambiar esa política ha resultado difícil porque podría requerir que Washington abandonara su reconocimiento del líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, como líder interino del país, un puente demasiado lejos para una administración estadounidense que ha prometido hacer de la promoción de los derechos humanos y la democracia una prioridad absoluta.

El resultado neto es que los funcionarios estadounidenses abogan por modificar el régimen de sanciones, pero no hasta que un diálogo creíble entre Maduro y la oposición liderada por Guaidó logre garantizar nuevas elecciones en Venezuela.

En Washington, altos miembros demócratas de la Cámara de Representantes han pedido a la Casa Blanca que se asegure de que las sanciones no interfieran con la prestación de asistencia humanitaria a Venezuela.

La industria petrolera está presionando por separado para que se restablezcan los intercambios de crudo por gasoil para las empresas no estadounidenses, alegando que ello garantizaría el suministro de combustible para la distribución de alimentos y ayuda y la generación de energía.

«El enfoque de las sanciones debe ser aumentar la presión sobre el régimen (de Maduro), eliminar cualquier tipo de acceso al capital corrupto para sostenerse, pero tampoco uno que penalice innecesariamente al pueblo venezolano», dijo el funcionario estadounidense.

«El único resultado de esta crisis es una negociación que lleve a una solución democrática«, dijo el funcionario.

En el pasado, Maduro ha utilizado las negociaciones con la oposición como una táctica dilatoria, por lo que habrá que convencer a Estados Unidos de que las futuras conversaciones van en serio, según el funcionario. «Una vez que eso ocurra, consultaremos con la comunidad internacional y el gobierno interino (de Guaidó) y tomaremos decisiones sobre si se levantarían las sanciones».

La producción de crudo de Venezuela se ha recuperado hasta llegar a unos 500.000 barriles por día, pero sigue siendo menos de la mitad de los niveles anteriores a las sanciones estadounidenses.

Si bien las sanciones financieras y petroleras impuestas por Washington han acelerado el declive de la producción del productor de la OPEP, décadas de mala gestión y la salida de profesionales capacitados de la empresa estatal Pdvsa son las causas fundamentales de la caída.

Estados Unidos está buscando nuevas formas de presionar al gobierno de Maduro, ya que Caracas parece haberse adaptado a las sanciones petroleras, dijo el funcionario estadounidense.

«Hemos visto claramente es que el régimen se ha adaptado a las sanciones, los mercados petroleros hace tiempo que se han adaptado a las sanciones petroleras, y que son capaces de mantenerse a través de los flujos ilícitos».

Estados Unidos ha prometido coordinar más estrechamente su política hacia Venezuela con la UE y los países del hemisferio occidental. Pero Washington está casi solo ahora al seguir reconociendo a Guaidó y a la extinta legislatura que encabeza como la única autoridad legítima del país.

La UE ha pedido a la oposición que haga «compromisos difíciles» para unirse a las negociaciones con Maduro.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Comparte este artículo