¿Venezuela se apresta para un mejor escenario económico?

// Banca y Negocios @bancaynegocios

¿Venezuela se apresta para un mejor escenario económico?



Un país como Venezuela supera una reconversión monetaria, como la que ocurrió el pasado 1° de octubre, más rápido de lo esperado, puesto que se trata de una población que ha visto cómo el uso del dólar se ha ido legalizando y expandiendo con preponderancia, mientras que el uso del peso colombiano se vuelve cada vez más común en los estados fronterizos con Colombia, así como el uso del oro como moneda cotidiana en el sur del país. Entretando el bolívar ha sufrido una hiperdevaluación que incrementó sus dígitos.

En los últimos años la economía venezolana ha enfrentado una hiperinflación, que ha pulverizado el poder adquisitivo de los ciudadanos y ha hecho que los precios suban de manera asombrosa.

De esta manera, los venezolanos se han acostumbrado a la relación entre las matemáticas y la economía, en especial desde la reconversión monetaria realizada en agosto de 2018, cuando se le restaron cinco ceros a la moneda. En tal sentido, se puede decir que el cerebro del venezolano está entrenado por su economía con traducciones económicas y logra resolver con facilidad problemas matemáticos que involucren grandes cifras.

– El lenguaje venezolano incluye la reconversión en sus genes –

Desde el 1° de octubre, cuando se activó la nueva demarcación de precios y cifras, los venezolanos tienen la percepción de haber sido víctima de un robo millonario, luego de ver en las facturas de compras una cifra tan pequeña con seis ceros menos.

Pero ya las personas conocen de devaluaciones radicales, en la comunicación cotidiana no le agregan ceros, mientras que la inflación avanza mensualmente, sino que se busca el número más sencillo. Es decir, antes de la tercera reconversión monetaria, el salario mínimo en Venezuela era de 10 millones de bolívares, pero la gente siempre decía «gano 10 mil». Ahora con la reconversión se puede decir que gana 10 bolívares o 2 dólares al mes, ya que el dólar se cotiza en 4,5 bolívares, mientras que en el occidente del país se traduce facilmente en pesos colombianos.

De esta manera, se podría decir que el lenguaje venezolano ha incluído la reconversión en sus genes y es posible que lo siga haciendo en el futuro.

No obstante, desde hace unos meses la hiperdevaluación pasó a una devaluación, que sigue siendo muy fuerte, pero para una economía con una hiperinflación que se calculó en miles en los años 2015, 2016, y 2017, se puede decir que todo está bajo control.

Los economistas explican que la leve caída de la hiperinflación se debe a la eliminación de los controles económicos y a la liberación de precios, así como la libertad del uso del dólar, generando un gran cambio en el panorama económico que se ha venido estabilizando desde el 2020. A pesar de las sanciones económicas impuesta por el Gobierno de Estados Unidos y la quiebra cada vez más pronunciada de la industria petrolera, cuya producción ya lleva nueve años en declive.

– Estabilización económica –

Para este 2021 la economía venezolana comenzó a tener una especie de estabilización macroeconómica, el Estado venezolano ha disminuido en gran medida el control o supervisión de la economía, así como las políticas sociales y el pago de los trabajadores públicos.

Todo el progreso social que significaban las prestaciones sociales, la caja de ahorro o las primas conquistadas históricamente desaparecieron de manera flagrante junto con el Bolívar «Fuerte» (como se le llamó en la primera reconversión monetaria del 2008), refiere Sumarium.

Por el contrario, el sector privado sí ha aumentado sus salarios y por lo general paga en un mes lo que el Estado pagaría en uno o dos años de trabajo. Asimismo, los trabajos informales y los oficios han recuperado sus ingresos mucho más rápidamente.

La inflación ha ido cediendo paulatinamente. Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que este año llegará al 5.500 %, pero en la calle se percibe una realidad distinta, sobre todo si se hace una comparación con años anteriores. Actualmente parece haber mucha mayor estabilidad en los precios, básicamente porque ahora en todos los lugares, hasta en las más pequeñas bodegas de barrios pobres, el marcaje de precios y la referencia general es en dólares, así que la cifra en bolívares cada vez tiene menos importancia.

Tras ocho años de una fuerte recesión marcada, la Cepal manifestó que espera que en 2022 Venezuela crezca 1%. En 2021, la contracción será de -4%, según dice el ente, pero en comparación con el -25 % de 2019, se perciba una vertiginosa mejoría económica, especialmente en los ingresos familiares.

El FMI había reducido las estimaciones sobre la inflación el pasado mes de abril. Por lo que se podría pensar que la más reciente reconversión monetaria podría al menos tener mayor duración que la última que fue hace apenas tres años. Cabe destacar que no se espera que esta medida tenga mayor efecto en la economía y mucho menos en la política.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también