UE y Mercosur negocian acuerdo antes de llegada de Bolsonaro

// EFE

UE y Mercosur negocian acuerdo antes de llegada de Bolsonaro



La Unión Europea (UE) y el Mercosur iniciaron hoy una nueva ronda de negociaciones con el objetivo de avanzar todo lo posible en los asuntos pendientes de un acuerdo de asociación antes de que el presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, ocupe el cargo en enero, más critico con ese tratado.

Los equipos negociadores de ambos bloques se han dado cita en Bruselas desde hoy y previsiblemente hasta el próximo viernes, si bien fuentes comunitarias explicaron a Efe que la ronda se puede dilatar en función de los progresos que se vayan registrando.

La UE y el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) negocian este acuerdo basado en tres pilares -el diálogo político, la cooperación y el libre comercio- desde 2000 con grandes retos, pero llegados a la recta final de la negociación intentan apurar el calendario para, si no cerrarlo, tenerlo lo más avanzado posible antes de la llegada al poder de Bolsonaro.

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, con ocasión de una reunión de ministros comunitarios del ramo el pasado viernes, dejó claro que su interlocutor en Brasil sigue siendo el actual Gobierno y que del nuevo que encabezará Bolsonaro aún «no sabemos nada».

«El próximo año veremos lo que pasa. Por eso, estamos intentando hacer el último empujón o al menos uno lo bastante grande como para quedarnos verdaderamente cerca» del acuerdo, reconoció.

Malmström señaló que se han «intensificado» los contactos entre la UE y el Mercado Común del Sur (Mercosur) en las últimas semanas, y que «estamos haciendo progresos pero aún hay cosas por hacer».

La presidencia de turno del Consejo de la UE alertó, por su parte, en esa reunión de ministros de que los planes del presidente electo brasileño pueden incluir «renegociar y reabrir» capítulos del tratado que ya se daban por cerrados, a juzgar por los comentarios de Bolsonaro durante la campaña de las elecciones en las que se impuso en segunda vuelta el pasado 28 de octubre.

«Desde mi punto de vista, no vamos a ceder en nada que rebaje los estándares de Europa, tanto en agricultura como en productos industriales», enfatizó la ministra austríaca de Economía, Margarete Schramböck, cuyo país ocupa este semestre la presidencia rotatoria de la UE.

Desde el bloque suramericano también ven complicado un acuerdo con Bolsonaro en el poder.

La semana pasada, el ministro de Economía y Finanzas de Uruguay, Danilo Astori, consideró «difícil» la consecución del tratado comercial a causa de las diferencias internas en los bloques y la «incertidumbre» de la postura del nuevo Gobierno de Brasil.

Entre los asuntos sensibles que todavía imposibilitan cerrar el acuerdo se sitúan las indicaciones geográficas, la industria automotriz, el sector lácteo y la oferta de la UE de «acceso al mercado de productos», según detalló el mes pasado el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, quien adelantó entonces que el Mercosur plantearía a la UE nuevas propuestas.

En una ronda de negociación precedente celebrada en Montevideo en septiembre, las dos partes sólo anotaron «progresos limitados» en algunos sectores comerciales, como vehículos y sus componentes, ciertas indicaciones geográficas, productos lácteos y servicios marítimos.

En la parte europea, el secretario de Estado francés para Europa y Asuntos Exteriores, Jean-Baptiste Lemoyne, recalcó este viernes antes de empezar esta ronda de negociaciones que su país, que tiene especial interés en salvaguardar su producción agrícola, quiere «un acuerdo equilibrado» que reconozca las indicaciones geográficas protegidas europeas y tengan mejor acceso al Mercosur.

«Por el momento no estamos ahí», apuntó, y recordó que Bolsonaro ha «evocado incluso una retirada del Mercosur».

«Si no hay un acuerdo equilibrado, no habrá acuerdo», zanjó el representante francés.

Fuentes comunitarias insistieron a Efe en que la UE «sigue comprometida con una conclusión exitosa de un acuerdo ambicioso, equilibrado y mutuamente beneficioso con el Mercosur, tan pronto como estén presentes todos los elementos necesarios».

Te podría interesar también