Casi un millón de personas