Siguen protestas en Bielorrusia y crece rechazo internacional a Lukashensko

// AFP

Siguen protestas en Bielorrusia y crece rechazo internacional a Lukashensko


Cadenas humanas y marchas pacíficas se multiplicaron en Bielorrusia para denunciar la violenta represión de las protestas contra la controvertida reelección del presidente Alexandre Lukashenko.

Las autoridades bielorrusas anunciaron que habían liberado a más de 1.000 manifestantes, al mismo tiempo que en la capital Minsk se reducía la presencia policial en comparación con las cuatro noches anteriores, marcadas por las protestas, comprobaron periodistas de la AFP.

La presidenta del Senado, Natalia Kotshanova, aseguró en la televisión pública que habían liberado a estos manifestantes con la condición de que no participaran en futuras protestas no autorizadas.

El ministro del Interior, Iuri Karaev, también presentó sus disculpas en unas declaraciones televisivas por los casos de «paseantes» y personas heridas «por azar» por las fuerzas de seguridad, aunque no participaban en las protestas.

Dos manifestantes murieron y más de 6.700 personas fueron detenidas desde el domingo, según datos oficiales, en una ola de protestas duramente reprimida.

Para denunciar esta violencia policial, miles de personas, con flores o globos blancos en sus manos, formaron cadenas humanas en varios sectores de la capital, apoyadas por conductores que hacían sonar las bocinas de sus automóviles, observaron periodistas de la AFP.

Esta forma de movilización, iniciada el miércoles por decenas de mujeres vestidas de blanco, no ha desencadenado una represión violenta como la dirigida contra las manifestaciones nocturnas.

«Ayer vi mujeres vestidas de blanco. Y comprendí, quiero hacer esto. Estamos contra la violencia, estamos a favor de elecciones honestas», explicó Nastia, un artista de 26 años, quien participó en una concentración en el centro de Minsk.

Elena, una profesora de 41 años, dijo participar para que «cesen las torturas en prisión, para que todos los detenidos sean liberados».

– Votos robados –

Miembros del personal médico se reunieron frente a sus instalaciones. Artistas de la Filarmónica de Minsk entonaron canciones patrióticas ante su edificio, sosteniendo letras que formaban la frase: «nuestras votos fueron robados».

Según los medios de comunicación de la oposición y rusos, hubo acciones similares en numerosas ciudades del país, así como en fábricas.

Las manifestaciones estallaron en todo el país desde que el domingo se dio a conocer la victoria -por más de un 80% de los votos- del autócrata Lukashenko, en el poder desde hace 26 años.

Los partidarios de la opositora Svetlana Tijanóvskaya reivindican la victoria de su candidata, quien, tras una campaña que suscitó un fervor nunca visto en la antigua república soviética, se declaró victoriosa, abandonó su país y se refugió en Lituania.

La policía, que utiliza granadas sónicas y balas de caucho contra los manifestantes, considera que las protestas se debilitan, aunque denuncia un nivel elevado «de agresividad contra las fuerzas del orden». Un centenar de policías han sido heridos, de los cuales 28 están hospitalizados.

Las autoridades confirmaron el miércoles la muerte de un detenido, que se suma a la de otro manifestante el lunes. También reconocieron un incidente donde se disparó fuego real el martes, hiriendo a una persona.

Rusia denunció este jueves «intentos desde el extranjero para «dividir la sociedad y desestabilizar» a Bielorrusia, según la portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores, Maria Zajarova.

Esta semana, Estados Unidos y la Unión Europea denunciaron que las elecciones fueron fraudulentas y condenaron la represión. Los europeos analizan imponer sanciones a Minsk.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, instó a Bruselas a trabajar junto con Washington  para resolver la crisis política en Bielorrusia. «Estoy convencido de que la UE y Estados Unidos comparten las mismas preocupaciones», declaró durante una visita a Eslovenia.

Además, Alemania convocó al embajador bielorruso en Berlín.

– 55 detenidos en 10 m2 –

Varios periodistas y presentadores de medios de comunicación estatales han renunciado.

Militares y policías retirados o en activo también han denunciado anónimamente la represión, publicando videos donde tiran a la basura galones, uniformes e insignias de unidades.

Tras tres días detenida, Kristina Vitushko contó en Facebook: «Estuve en una celda para cuatro de 10 m2. Había dos literas, una mesa, una letrina. Nos metieron a 55 ahí adentro, no nos alimentaron».

La ONG Amnistía Internacional dijo que había tenido constancia de casos de manifestantes «desnudos, golpeados y amenazados de ser violados» durante su arresto.

Tijanóvskaya no se ha expresado desde el video del martes en el que anunció su salida del país, según sus seguidores presionada por las autoridades.

El jefe de Estado, de 65 años, nunca ha dejado afianzarse a la oposición, que carece de representación parlamentaria. La última ola de protestas, en 2010, también fue severamente reprimida.

Te podría interesar también