Sector servicios de España sufre una caída récord «sin precedentes» en marzo

// EFE

Sector servicios de España sufre una caída récord «sin precedentes» en marzo



La actividad del sector servicios de España marcó en marzo una caída «sin precedentes» después de que muchas empresas se vieran obligadas a cerrar temporalmente o tuvieran dificultades para continuar sus negocios por la pandemia del Covid-19 y las medidas aplicadas por el Gobierno para combatirla.

Según el informe publicado este viernes por la consultora Markit, el índice de actividad comercial se situó en 23 puntos, casi 30 puntos inferior a los 52,1 de febrero y muy por debajo del límite de los 50 que indican crecimiento, un umbral en el que se mantenía desde noviembre de 2013.

Según la consultora, que obtiene sus datos de encuestar a 350 empresas, el sector servicios español registró contracciones sin precedentes en su actividad y nuevos pedidos en marzo, una disminución de la carga de trabajo que implicó recorte de gastos, incluso, «recurriendo a medidas de despido».

La actividad se redujo debido a una paralización generalizada de la demanda de servicios y de la actividad económica en general relacionada con la pandemia de COVID-19, tanto dentro de España como en los mercados de exportación clave.

Así, la encuesta muestra el consecuente declive de los nuevos pedidos, el más fuerte registrado en más de 20 años de historia del estudio, en tanto que el de los procedentes concretamente del extranjero cayeron al ritmo más fuerte desde 2014, cuando se comenzaron a recopilar estos datos.

Por subsectores, todos experimentaron «contracciones sustanciales», siendo la actividad en hoteles y restaurantes la más afectada por los cierres generalizados decretados para controlar el brote de COVID-19, mientras que solo las empresas de intermediación financiera registraron un leve incremento.

En esta situación, las empresas del sector servicios de España mostraron su preocupación por el futuro, con una caída récord de la confianza respecto a los próximos doce meses por el impacto a largo plazo que la pandemia de COVID-19 pueda tener en la actividad, la inversión y el empleo.

Este elevado nivel de incertidumbre, junto con caídas severas en las cargas de trabajo, llevó a muchas empresas a reducir sus plantillas en marzo.

Así, la tasa de destrucción de empleo fue la segunda más rápida registrada por el estudio hasta la fecha, «solo superada por el declive observado en el apogeo de la crisis financiera en febrero de 2009».

Ante la fuerte caída de la demanda, muchas empresas optaron por disminuir sus tarifas, marcando la mayor caída mensual de los precios medios cobrados por las empresas del sector servicios español desde abril de 2013.

La consultora también ha publicado el índice compuesto, que une la evolución del industrial y el de servicios, y que disminuyó desde el 51,8 registrado en febrero hasta alcanzar su mínima de 26,7 en marzo, poniendo fin así a casi seis años y medio de crecimiento ininterrumpido en el sector privado español.

La caída de este índice fue consecuencia, principalmente, del desplome de la actividad en el sector servicios, el mayor en 20 años, aunque los fabricantes también registraron un marcado descenso de la producción, el más fuerte observado desde mediados de 2012.

Te podría interesar también