Cabezas: Respuesta económica del gobierno sigue en el mismo error

// Banca y Negocios @bancaynegocios



Rodrigo Cabezas, quien fuera uno de los ministros de Finanzas de Hugo Chávez, asegura que el gobierno del presidente Nicolás Maduro sigue respondiendo de manera errónea a los problemas económicos que enfrenta el país y que la carencia de una conducción profesional evitó ver la crisis que padecen los venezolanos.

«La ausencia o carencia de una conducción profesional de la política económica evitó ver lo que se nos venía. Las respuestas dadas por el Estado continúan en el mismo error, en el terreno de decisiones administrativas punitivas. Pensar que puedes corregir la grave distorsión de precios relativos con miles de fiscales en las calles, cerrando establecimientos y privando de libertad a empresarios o comerciantes no sólo es ineficaz y absurdo, se volvió contraproducente. Generó más desabastecimiento y especulación», señaló en una entrevista con BBC Mundo.

Cabezas asegura que «es una tragedia social que el gobierno no reconozca la hiperinflación y no convoque al país nacional a superarla. Es urgente, por razones humanas y económicas, detenerla».

El ex funcionario propone cinco decisiones clave para superar la crisis: «Lo primero que deberá hacerse son los cálculos para estimar y acordar el anclaje cambiario; segundo, prohibir al BCV que emita dinero inorgánico electrónico; tercero, suspender el control cambiario e ir a un tipo de cambio fluctuante donde el BCV concurra como un ordenador del mercado, con despenalización total de la compra-venta de títulos y otros instrumentos financieros; cuarto, fijar las metas de inflación en correlación o ligadas con el programa de consolidación fiscal y; quinto, una política referida a las tasas de interés y manejo de deuda que puedan sostener el nuevo tipo de cambio».

Desde su punto de vista, la falta de corrección del diferencial cambiario entre las tasas oficiales «destruyó la conformación de estructuras de costos en la industria, agroindustria y el comercio importador».

Por otra parte, señaló que «el BCV emite dinero desde la nada con simplemente apretar un botón de una computadora, dinero electrónico convertido en deuda multibillonaria de Pdvsa con el BCV y, con ello, erróneamente, financia el gasto fiscal expandiendo el circulante».

«¿Quién puede negar, con seriedad, que esa desproporcionada masa de dinero electrónico, convertida en demanda doméstica al ir tras mercancías o productos escasos por la recesión, el contrabando de extracción, el bachaqueo (contrabando) y la caída de las importaciones por el bloqueo financiero, traería una elevación sorprendente de los precios expresados en bolívares?», afirmó.

Cabezas fue uno de los líderes de la reconversión monetaria que entró en vigencia en 2008 y asegura que en el caso de la actual, adelantada por el gobierno de Maduro, «lo sensato es diferirla para el 1 de enero de 2019».

«No discuto la necesidad de un ajuste en el cono monetario que corrija las distorsiones en el sistema de pagos y cómputos, pero la reconversión no tiene sentido si no se coloca adelante el objetivo de detener la devastadora hiperinflación. En menos de tres meses, requeriremos billetes de mayor denominación. Supongo que el directorio del BCV lo informó al alto gobierno», dijo.

Por otro lado, el funcionario afirma que no tiene responsabilidad en las decisiones del gobierno desde hace 10 años, cuando dejó el despacho ministerial y que sus sugerencias en el área económica han sido desechadas por calificarlas de neoliberales.

Cabezas condenó las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos a Venezuela y precisa que «las sanciones a funcionarios públicos y empresarios privados, supuestamente corruptos, tienen un alcance personal. En cambio, el bloqueo financiero y bancario golpea la posibilidad de importación (…). Este tipo de sanciones unilaterales e injerencistas terminan afectando a los sectores más vulnerables, a los más pobres».

El ex funcionario no espera ningún cambio en la conducción económica del país, pues considera que «(los integrantes del gobierno) están dominados por un dogmatismo estéril, acrítico que les hizo perder la realidad. Nunca entenderán (…) la urgencia de arreglar o superar el bloqueo económico y financiero de los Estados Unidos. Como es un tema para el actual liderazgo de preservación del poder a toda costa, no negociarán. No habrá programa de estabilización económica y monetaria, por muy bien elaborado y pertinente que esté, que pueda tener éxito sin que antes se suspenda el pernicioso bloqueo».

Te podría interesar también