Revocatorio se concretaría en el primer trimestre del 2017

// Reuters


El árbitro electoral dijo este miércoles que un referéndum para revocar el mandato del presidente Nicolás Maduro se realizaría durante el primer trimestre del 2017, lo que descartaría la celebración del plebiscito este año, como busca la oposición.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) busca celebrar el referéndum antes del 10 de enero, porque si se realiza después y Maduro es revocado, como sugieren las principales encuestas, no se convocaría a nuevas elecciones y el vicepresidente completaría el mandato hasta principios del 2019.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) dijo el miércoles que la oposición deberá recolectar las firmas de un 20 por ciento de los votantes de cada estado del país entre el 26 y el 28 de octubre para poder convocar a la consulta popular.

«Una vez cumplidas todas las actividades posteriores a la recolección del 20 por ciento del registro electoral, el CNE deberá emitir la declaratoria de procedencia o no procedencia, la cual se llevará a cabo a finales del mes de noviembre», dijo el órgano electoral en un comunicado.

«De cumplirse los requisitos normativos y si se alcanzara el quórum mínimo para la activación del mecanismo, la convocatoria del evento tendría lugar a principio de diciembre, fecha a partir de la cual inician los 90 días reglamentarios que tiene el organismo para realizar el referendo. De manera que el evento pudiera efectuarse a mediados del primer trimestre de 2017», prosigue.

Para la activación del evento electoral, la MUD deberá recolectar 3,9 millones de firmas, repartidas en 24 estados.

«ELEMENTOS INCONSTITUCIONALES»

La oposición asegura que el CNE está intencionalmente obstaculizando el referéndum.

«Las condiciones, muchas de ellas, no permiten, no contribuyen al ejercicio pleno de los derechos políticos de los venezolanos», dijo el rector del CNE Luis Rondón, de tendencia opositora y quien aclaró que no avaló las decisiones tomadas por el órgano electoral, por lo que se abstuvo de votar.

El órgano insiste en que opera apegado a las normas.

Según dijeron a Reuters fuentes de la oposición esta semana, la coalición había pedido habilitar 6.500 centros de votación y 19.000 máquinas captahuellas. El órgano aprobó el uso de 5.392 máquinas, distribuidas en 1.356 centros.

«Rechazamos los elementos inconstitucionales de esta nota de prensa del CNE», dijo Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, agregando que la coalición está en sesión permanente para definir un curso de acción tras los anuncios.

En cuanto al número de firmas, la oposición ha resaltado que para realizar el referendo revocatorio contra el mandato del fallecido presidente Hugo Chávez en 2004 fue necesario sólo recabar un 20 por ciento del electorado a nivel nacional, estipulado por la Constitución.

La oposición considera a Maduro como el principal culpable de la crisis que tiene a miles haciendo enormes filas diarias en busca de alimentos y medicinas escasos, en medio de una inflación que no da tregua y una recesión económica de dos años.

El presidente se defiende, asegurando que es víctima de una «guerra económica», liderada por la oposición, que busca crear zozobra para desbancarlo.

Te podría interesar también