Repsol pierde US$2.870 millones hasta junio tras #Covid19 y precios del crudo

// EFE

Repsol pierde US$2.870 millones hasta junio tras #Covid19 y precios del crudo



Repsol perdió 2.484 millones de euros, equivalente a 2.870 millones de dólares, entre enero y junio, frente a los 1.133 millones que ganó un año antes, por el desplome de la demanda y de los precios del crudo y del gas por la covid-19, que la llevaron a ajustar el valor de inventarios y activos de producción por 2.673 millones.

En el primer trimestre, la compañía perdió 487 millones, situación que se agravó en el segundo trimestre con el avance de la pandemia y la paralización de la economía, con pérdidas de 1.997 millones (entre abril y junio de 2019 había ganado 525 millones).

No obstante, Repsol ha destacado que, a pesar de la situación sin precedentes vivida en todo el mundo, cerró el primer semestre con un resultado neto ajustado, que mide el desempeño real del negocio, positivo de 189 millones, frente a los 1.115 millones logrados entre enero y junio de 2019; al tiempo que mantuvieron el dividiendo y no aplicaron ningún ERTE entre su plantilla.

La paralización de la economía y los desplazamientos por el coronavirus impactó en las cotizaciones internacionales del crudo y del gas, sobre todo durante el segundo trimestre del ejercicio, en el que la demanda mundial experimentó «el mayor colapso de la historia», ha explicado la compañía.

Así, el Brent (crudo de referencia en Europa) registró entre abril y junio un descenso medio interanual del 57 %, y el WTI (Estados Unidos) del 53 %, con precios medios, en ambos casos, por debajo de los 30 dólares el barril. La caída media del gas Henry Hub durante el trimestre rondó el 40 %.

El desplome de precios impactó en la valoración de los inventarios de Repsol en 1.088 millones de euros, equivalente a 1.257 millones de dólares, según la petrolera, que ha subrayado que, además, en un ejercicio de prudencia financiera, ha revisado sus hipótesis de precios futuros del crudo y del gas y ajustado a la baja el valor de activos de Upstream (exploración y producción) en 1.585 millones.

En el informe remitido al supervisor bursátil, detalla que el nuevo escenario de precios promedio de Repsol para el período 2020 a 2050, en términos reales de 2020, se sitúa en 59,6 dólares en el caso del Brent y en 3,3 dólares para el Henry Hub.

En el primer semestre, la cifra de negocios fue de 26.301 millones, el 33,4 % menos, en tanto que el resultado bruto de explotación (ebitda) bajó el 84,1 %, hasta 589 millones. En términos ajustados, la rebaja del ebitda fue del 42,1 % (2.096 millones).

Por negocios, Comercial y Renovables, lastrado por el parón de la demanda, ganó en el segundo semestre 6 millones (129 en el semestres). El confinamiento y las restricciones a la movilidad impuestas para combatir la covid-19 redujeron las ventas en la red de estaciones de servicio en el segundo trimestre un 48 %.

El área Industrial perdió entre abril y junio 278 millones y 802 millones en el semestre , impactada igualmente por el descenso de la demanda y la paulatina reducción de los márgenes, que conllevó una menor actividad en los complejos industriales.

Upstream se vio penalizado por la extraordinaria caída de los precios internacionales, que llevaron a unas pérdidas trimestrales de 1.517 millones, similares a los 1.540 millones acumulados desde enero.

Además, a la vista de la situación del mercado, Repsol decidió disminuir la producción de algunos activos, con lo que la media del semestre se situó en 675.000 barriles equivalentes de petróleo al día, el 3,2 % menos que un año antes. En el segundo semestre, la media fue de 640.000 barriles, en tanto que en el primero había sido de 710.000 y un año antes de 694.000.

«Estamos cumpliendo con los objetivos presentados en nuestro Plan de Resiliencia 2020 (…). Incluso en un escenario tan desafiante con unos precios de las materias primas deprimidas y con la baja demanda experimentada en el segundo trimestre, Repsol ha sido capaz de obtener un flujo de caja operativo positivo durante el periodo», ha subrayado en un comunicado el consejero delegado de la petrolera, Josu Jon Imaz.

El plan incluye como objetivo que la deuda neta no se incremente en 2020, si bien, gracias a las medidas adoptadas, Repsol redujo su deuda neta en el último trimestre hasta 3.987 millones, casi 500 millones menos que a 31 de marzo.

Además, dispone de una «holgada liquidez», de 9.762 millones de euros, que cubre en 2,43 veces los vencimientos a corto plazo.

– Mercado renovables Chile –

La petrolera española Repsol ha alcanzado un acuerdo con Ibereólica Renovables para la creación de una sociedad de riesgo compartido al 50 % para el desarrollo de proyectos renovables en Chile, que actualmente suman más 1.600 megavatios (MW) de potencia hasta 2025 y que podrían superar los 2.600 MW en 2030.

En virtud del acuerdo, Repsol suscribirá una ampliación de capital por valor de 168 millones para la constitución de la nueva sociedad, que incorporará parte de los proyectos en operación, construcción o desarrollo con los que cuenta Ibereólica Renovables en el país andino.

«En un contexto complicado por la pandemia del coronavirus, Repsol refuerza su apuesta por la generación renovable y da un paso significativo en su objetivo de convertirse en una compañía cero emisiones netas en el año 2050», ha informado este jueves la petrolera, que se reserva el derecho de tomar el derecho de la nueva sociedad a partir de 2025.

Actualmente, Repsol cuenta en España con proyectos renovables en diferentes grados de desarrollo que suman 2.300 MW y su presencia internacional se limitaba hasta ahora a su participación en un proyecto de un parque eólico flotante en Portugal de 25 MW.

El objetivo de la petrolera es alcanzar los 7.500 MW renovables en 2015, con lo que la operación de Chile le permite dar un salto importante en la consecución de dicho objetivo, así como en su internacionalización «verde».

El acuerdo firmado con Ibereólica Renovables le dará acceso a la cartera de proyectos en Chile que dicha compañía tiene en operación, construcción o desarrollo.

Los fondos que se aportarán este año en la ampliación de capital reforzarán los recursos propios de la «joint venture» (sociedad de riesgo compartido) y permitirán desarrollar y construir en los próximos 5 años cinco proyectos renovables en Chile, tres eólicos y dos fotovoltaicos, con una capacidad total instalada de más de 1.600 MW, cifra que podría elevarse a 2.600 MW en 2030 gracias a la alianza.

Con esta operación, la petrolera española accede a activos de calidad y con un importante recorrido futuro, en un mercado estable como Chile, con un presente consolidado en el sector de las renovables y en el que se prevé un destacado crecimiento gracias a la existencia de amplias zonas con abundante recurso de sol y viento, según la misma fuente.

Ibereólica Renovables es un grupo empresarial internacional independiente de origen español, con una importante plataforma de desarrollo de proyectos eólicos, solares e hidráulicos.

Actualmente, cuenta con 402 MW en explotación, 415 MW en construcción en Chile y 8.400 MW en desarrollo en Chile, España, Perú y Brasil, y la compañía ha invertido en su cartera unos 1.500 millones de dólares en los últimos años.

Te podría interesar también