Reactivación del aparato productivo venezolano

// Claudio  Viloria @claudiojviloria


En la década de los años 80 y 90 Venezuela experimentó cambios económicos significativos, lo que permitió al país sudamericano hacer grandes inversiones en infraestructuras, telecomunicaciones, entre otras áreas de importancia relativa para el desarrollo socio-económico.

Ahora bien a partir del año 2002 Venezuela empezó a sentir cambios drásticos en su economía, los altos niveles de inflación, tasas de cambios controladas, expropiaciones de factorías, y empresas que agilizaban el sistema productivo del país obstaculizaron el desarrollo del estado.

De esta misma manera la seguridad jurídica sobre Venezuela se vio afectada de forma significativa, colocando las inversiones financieras en grandes niveles de riesgo, toda una serie de eventos ha venido asolapando el sistema económico venezolano, y que los ciudadanos a diario pagan el costo de estas decisiones económicas.

El destacado economista Joseph Alois Schumpeter, es el autor de la teoría de los ciclos económicos, la cual plantea que toda economía presenta fluctuaciones caracterizada por las expansiones o contracciones del aparato productivo en los distintos sectores, esta teoría se sustenta en cuatros vertientes denominadas ( Depresión – Crisis Recuperación o Expansión Auge Recesión)

La recesión es la etapa descendente del ciclo: fase en el que se produce una caída importante de la inversión, la producción y el empleo, la recesión se puede alcanzar de forma suave o abrupta, es ese sentido se denominaría crisis económica, más aun cuando se evidencia alto números de organizaciones, compañías en quiebras, y sus proveedores, es una etapa complicada de la economía puesto que las alternativas se ven limitadas, y el sistema ha logrado nivel mínimos nunca antes esperados.

Venezuela en su entorno económico, posee grandes ventajas para afrontar en los próximos meses y años la situación económica que hoy la convoca, ya que posee grandes reservas, y yacimientos de diversos tipos de minerales, entre otros aspectos el recurso más valioso el humano y profesional con ideas solventes y lucidas para lograr cambios significativos en el modelo económico hoy planteado.

Garantizar la seguridad jurídica  por parte del Estado Venezolano debe ser una prioridad para poder lograr una reactivación del aparato productivo, toda vez que se permita mostrar planes atractivos para que inversionistas internacionales puedan volver a confiar en esta nación, lo cual trae consigo implícito una serie de bondades que van desde los beneficios fiscales hasta la creación de nuevos empleos directos e indirectos.

Por otro lado urge una liberación del sistema cambiario donde los empresarios y productores puedan tener acceso a las divisas y así poder realizar inversiones tanto en materia prima como en propiedades y mostrar avances en la producción, la cual hoy en día ronda su niveles más bajos en la historia venezolana haciendo del desabastecimiento una realidad para el ciudadano.

Un abanico de posibilidades existen desde la óptica económica, financiera y tecnológica para hacer de Venezuela un estado rentable e independiente “porque la realidad es que hoy Venezuela posee grandes deuda con China y Rusia” por solo mencionar unos casos.

Es posible lograr en Venezuela la reactivación del aparato productivo y alcanzar nuevamente la independencia financiera.

Te podría interesar también