¿Qué puede esperar el inversor los próximos 10 años?

// Banca y Negocios @bancaynegocios

¿Qué puede esperar el inversor los próximos 10 años?


Con la renta fija del mundo desarrollado en rentabilidades mínimas históricas, los índices estadounidenses marcando récord histórico tras récord histórico y el segundo ciclo económico expansivo más largo de la historia al otro lado del Atlántico, cada vez resulta más difícil para el inversor encontrar oportunidades.

Con estos ingredientes, los analistas advierten de que cada vez será más difícil encontrar activos baratos y lograr retornos sin tomar riesgos. De acuerdo con las estimaciones de Morgan Stanley, el retorno anual esperado a 10 años en un porfolio de 60% en renta variable y 40% en bonos ganará un 4,2% en dólares y un 4,7% en euros, unos niveles «cercanos a los mínimos históricos».

«Los fuertes retornos de hoy implican rentabilidades más bajas mañana», explican desde el banco norteamericano, donde recuerdan que para los distribuidores de activos esto implica que «la frontera de la eficiencia se sitúa inusualmente baja y plana».

Con las valoraciones de muchos activos disparadas, la estrategia a seguir por los inversores se ha complicado y ya no basta con buscar aquellos valores que están baratos. «Es necesario también enfocarse en qué es barato y ofrece diversificación, qué es barato y puede beneficiarse de los flujos de dinero y qué es barato y puede aislarse de los ciclos y los flujos», apuntan en Morgan Stanley.

«La actualización de nuestras asunciones a largo plazo sugieren que los inversores continuarán encarando el problema de los bajos retornos, agravado por lo que vemos como los riesgos de la parte final del ciclo», explican desde el banco norteamericano

Las acciones son la mejor opción

Durante los últimos años son muchos los expertos que han alertado del problema que podían vivir los inversores conservadores, ya que los activos más seguros apenas ofrecen rentabilidad, con lo que se han visto abocados a afrontar mayores riesgos.

En este contexto, los analistas de Morgan Stanley creen que la renta variable es el activo más atractivo por precio, lo cuál no quiere decir que esté barato. «Las acciones aparecen como la opción más atractiva en la mayoría de ángulos. Es el activo menos caro, probablemente se beneficiará de la recolocación de flujos y puede ver el mayor impulso a medio plazo en caso de una expansión», concretan desde la entidad.

Los bonos corporativos son los más peligrosos

La búsqueda incansable de rentabilidad llevó a finales de verano a que el diferencial entre la rentabilidad del bono norteamericano a 10 años y la de la deuda basura del Viejo Continente se situase en solo 16 puntos básicos. Desde entonces, el spread se ha ensanchado hasta los 31 puntos básicos, pero sigue en niveles históricamente bajos.

«El crédito está siendo amenazado en todos los frentes. Está caro con respecto a su propia histórica. Está también caro con respecto a otros activos que son mejores diversificadores. Probablemente verá una salida de flujos y la parte del ciclo en la que estamos se postula como una carga en el medio plazo», advierten desde Morgan Stanley.

La deuda soberana es cara, pero diversifica

Desde hace años, muchos analistas han alertado de una burbuja sobre la renta fija soberana que nunca ha llegado a estallar. De momento, la rentabilidad de la deuda de los países desarrollados se ha elevado desde mínimos, pero lo ha hecho de manera controlada.

De acuerdo con los cálculos de Morgan Stanley, el interés ha subido en cerca de un punto porcentual desde mínimos de 2016, «lo que contrasta con la caída del diferencial de los bonos corporativos». Así, en el banco son más positivos con la deuda soberana que con el crédito, pero advierten de que tampoco es una buena opción.

«Aunque creemos que el movimiento de flujos será un apoyo a nivel técnico para los bonos, seguimos siendo escépticos con respecto a su capacidad para ser un diversificador en un entorno de rentabilidad extremadamente bajas y consideramos que los inversores podrían beneficiarse escogiendo nuevos activos diversificadotes», completan en Morgan Stanley.

Te podría interesar también