¿Qué es la negociación de energía?

// Banca y Negocios @bancaynegocios


Cuando o donde sea que haya una materia prima, puede ser comercializada. Esto se remonta a la antigüedad, incluso antes de la invención del dinero, cuando las personas intercambiaban un conjunto de productos por otro: un cordero de la manada por un cesto de maíz, etc. Hoy en día no pensamos en el trading de oro, zumo de naranja, madera o incluso barriles de vino.

El comercio de materias primas se puede dividir básicamente en dos tipos: blandas y duras. Las materias primas blandas son aquellas que se siembran y se cosechan como el trigo, el café, el azúcar y el cacao. Por el contrario, las materias primas duras como el oro, el carbón y, por supuesto, el petróleo, necesitan minería para su extracción.

Entonces, entre estas distinciones ¿dónde colocamos el comercio de la energía? La energía es la clave para virtualmente todas las formas en que vivimos nuestras vidas. Solo recuerde cuán impotente se sintió ante un corte de energía, apagón o cualquier término pintoresco que se use para describir esto. La energía es vital para nuestras vidas y es (en sus diferentes aspectos) muy demandada, y la demanda frecuentemente excede la oferta.

En términos comerciales y de trading, estamos hablando de compra, venta y movimiento de energía a granel (electricidad y gas natural) desde donde se produce hasta donde se necesita. El mercado de materias primas mayorista en estas fuentes de energía puede estar sujeto a enormes oscilaciones de precios, lo que significa que el precio de la energía es altamente volátil.

Aunque en muchos países se sabe que los gobiernos intervienen en el mercado de la energía para tratar de mantener un nivel de precios acordado y aceptable, estos precios básicamente están determinados por las fuerzas del mercado y las leyes de la oferta y la demanda. Si tomamos como ejemplo América del Norte, el coste de la energía generalmente aumenta en los meses fríos del invierno cuando las temperaturas son bajas y hay una gran demanda de calefacción. Por el contrario, en las zonas climáticas más cálidas, el pico de la demanda llega en el verano, cuando todo el mundo usa aire acondicionado para afrontar el calor y la humedad.

Ahora está bastante claro que hay una distinción muy básica entre el trading de energía y el de cualquier otro tipo de materia prima. La diferencia clave en lo que respecta a la electricidad es que, a medida que se produce electricidad, se consume. ¡No se genera para mantenerla en el almacenamiento! Si la oferta y la demanda no están equilibradas, ambas partes tendrán problemas. Es mucho más difícil ser un trader de energía exitoso que de otras materias primas.

Aunque se anime a los traders a negociar electricidad, aquellos que consideren participar en este mercado deben tener una gran cantidad de liquidez financiera, así como un alto nivel de conocimientos técnicos. El trading de energía no es lugar para traders principiantes, inexpertos o vacilantes. Sin embargo, el trader experto habrá comprendido las fuerzas, en su mayoría climáticas, que afectan a la fijación de precios de la energía y muchas personas que dominan estas habilidades han logrado grandes ganancias en este tipo de mercado.

Te podría interesar también