Precios petroleros vuelven a caer tras varias jornadas de alza

// EFE

Precios petroleros vuelven a caer tras varias jornadas de alza



El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este miércoles con una bajada del 2,3%, hasta los 23,99 dólares el barril por las preocupaciones de los inversores de que el exceso de oferta en el mercado no pueda corregirse con el repunte de la demanda derivado de las reaperturas económicas y los recortes en la producción.

Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex) los contratos de futuros del WTI para entrega en junio restaron 0,57 dólares respecto a la sesión previa del martes, cuando el Texas se disparó un 20,45%.

Los precios del oro negro bajaron en una sesión volátil en la que llegó a subir cerca de un 6%, por encima de los 26 dólares, para luego cerrar bordeando los 24 en una jornada que comenzó con la preocupación de los inversores con respecto a un posible aumento de los inventarios estadounidenses mayor de lo esperado, como había estimado el Instituto del Petróleo Estadounidense.

Sin embargo, la Administración de Energía de Estados Unidos (EIA por sus siglas en inglés) despejó las preocupaciones en torno a ese asunto y los datos publicados este miércoles revelaron que los inventarios para la semana acabada el 1 de mayo aumentaron en 4,6 millones de barriles en vez de los 8,67 que habían previsto los analistas.

Los datos de la EIA también mostraron que la producción durante la semana pasada decayó en 200.000 barriles por día (bpd) hasta los 11,9 millones bpd, lo que significa 1,2 millones menos con respecto a la cifra más alta que se registró en marzo.

Esta reducción en la producción, que se suma al recorte ya en vigor de la Organización de Países Exportadores de Petróleo de 9,7 millones de bpd, ha tranquilizado ligeramente al mercado en las últimas semanas, especialmente en Estados Unidos, donde también se han cerrado pozos y paralizado la actividad en algunas plataformas tras la decisión de reducir el bombeo de crudo por parte de las principales petroleras estadounidenses como Exxon, Chevron y ConocoPhillips.

Los datos de la EIA ayudaron a frenar la caída, pero no evitaron el cierre en negativo del barril texano, que volvió a acusar las preocupaciones en torno a la falta de espacio de almacenamiento, una cuestión que no termina de solucionarse a medida que el principal punto de entrega de Estados Unidos, en Cushing (Oklahoma) sigue soportando una fuerte presión.

En la última semana los precios del WTI subieron más de un 50 %, aunque todavía se sitúa muy lejos de las cifras que marcaba a principios de año, cuando el barril cotizaba por encima de los 60 dólares.

Por otra parte, los contratos de futuros de gasolina con vencimiento en junio restaron casi tres centavos, hasta los 0,87 dólares el galón, y los de gas natural, que expiran el mismo mes, restaron diecinueve centavos, hasta los 1,94 dólares por cada mil pies cúbicos.

— El Brent baja por perspectivas económicas —

El barril de crudo Brent volvió a caer hoy, tras varias jornadas al alza, ante la renovada preocupación por el impacto del COVID-19 en la economía europea y estadounidense, y el barril para entrega en julio cerró en el mercado de Londres en 29,66 dólares, un 4,17% menos.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, concluyó la jornada en el International Exchange Futures con un descenso de 1,29 dólares respecto a la última negociación.

Los planes de reapertura gradual de numerosas economías tras pasar el pico de la pandemia de coronavirus habían impulsado la cotización del crudo en las últimas sesiones.

La caída de las reservas de gasolina en Estados Unidos y un aumento menor de lo esperado de los inventarios de crudo han alentado las expectativas de una mejora en los niveles de demanda.

Las reservas del primer consumidor mundial de petróleo crecieron la semana pasada en 4,6 millones de barriles, mientras que los analistas anticipan un incremento de 7,7 millones.

Con todo, la tendencia alcista se rompió tras conocerse que en abril se destruyeron 20,2 millones de empleos en el sector privado no agrícola en abril en Estados Unidos, lo que ha disparado el temor a que las cifras completas del mes reflejen un importante alza del desempleo.

Afectó, asimismo, a las negociaciones de los futuros del petróleo las perspectivas negativas paras las finanzas de los países europeos, que afrontan este año la peor recesión desde la década de 1990 por el coronavirus, según expertos.

Te podría interesar también