Precios petroleros cierran estables por la incertidumbre sobre demanda global

// EFE

Precios petroleros cierran estables por la incertidumbre sobre demanda global



El precio del barril de Brent para entrega en junio subió este jueves 16 de abril 0,46% en el mercado de futuros de Londres, una ligera mejora que, no obstante, refleja la incertidumbre que aún impera por la pandemia del coronavirus.

El petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, terminó la sesión en 27,82 dólares, frente a los 27,69 dólares alcanzados al cierre de la negociación del miércoles.

El mercado continúa nervioso ante el impacto en la economía de las restricciones impuestas a nivel global para contener la pandemia de COVID-19, y no ha conseguido estabilizarlo el reciente acuerdo de los productores.

Los integrantes de la OPEP+ (miembros de la OPEP y sus socios) pactaron un recorte de la producción en 9,7 millones de barriles diarios durante mayo y junio, con el objetivo de nivelar la fuerte caída de la demanda originada por el brote.

– WTI –

El precio del petróleo de Texas (WTI) cerró este jueves 16 de abril plano y sin cambios en 19,87 dólares el barril, su nivel más bajo en 18 años como consecuencia de la histórica caída de la demanda provocada por la crisis del COVID-19.

Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en mayo permanecieron planos con respecto a la sesión previa del miércoles.

El precio del oro negro permaneció inmutable, entre expectativas de que el aumento de los inventarios obligue a los productores a profundizar en los recortes en la producción mientras el coronavirus asola la demanda, y contribuir así a ampliar el ajuste promovido por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios.

En este sentido, la OPEP señaló en su informe mensual que espera que la demanda global se contraiga en unos 6,9 millones de barriles por día (bpd) en 2020, y señaló que esta reducción puede no ser la última.

Por el momento, los analistas prevén que los bajos números en los barriles del crudo se mantengan a pesar del fin de la guerra de precios entre Arabia Saudí y Rusia, y esperan que haya algo de certidumbre cuando se conozca cuánto contribuirán exactamente al ajuste el resto de países no miembros de la OPEP.

Los expertos también señalan que el comportamiento de los precios desde que se selló el acuerdo demuestra que se trata de un recorte insuficiente.

En el caso de Estados Unidos, por ejemplo, que se ha mostrado reacio a que sus empresas energéticas realicen obligatoriamente ajustes en su bombeo, los precios son tan bajos que hacen que la operatividad de algunas petroleras no sea rentable, por lo que se espera que de forma «natural» se cierren algunos pozos y se reduzca la producción sin necesidad de intervención.

Asimismo, los inversores tienen dudas de si será logísticamente posible que varios países del mundo se coordinen para aprovechar los bajos precios y aumentar sus reservas de crudo para levantar la demanda, como se había especulado entre los países del G-20.

En Estados Unidos, los datos de la Administración de Información Energética (IEA por sus siglas en inglés) mostraron una gran acumulación de existencias de combustibles refinados en el país, a pesar de que las refinerías operan al 69 % de su capacidad, la cifra más baja desde septiembre de 2008.

En este contexto, los contratos de futuros de gasolina con vencimiento en mayo retrocedieron cerca de un centavo y media hasta los 0,70 dólares el galón, y los de gas natural, con vencimiento el mismo mes, sumaron alrededor de 9 centavos hasta los 1,686 dólares por cada mil pies cúbicos.

Te podría interesar también