Precios de pasajes suman más dificultades a festejos en Venezuela

// EFE

Precios de pasajes suman más dificultades a festejos en Venezuela



Al aumento clásico por temporada alta en los pasajes de autobús se ha sumado este año en Venezuela el incremento derivado de la situación de hiperinflación que vive el país desde hace meses, una subida de precios que suma una dificultad más a una Navidad que no está siendo nada fácil en el país.

Largas colas de quienes intentan obtener un pasaje y subirse a un autobús para recibir el 2018 fuera de Caracas, colman los terminales de transporte terrestre con la esperanza de poder viajar al interior del país.

Sin embargo, no todos pueden costear el viaje de fin de año.

Con una inflación que cerrará 2017 por encima del 2000% según cálculos del Parlamento, de mayoría opositora, los precios de los boletos de autobús, como del resto de las empresas de transporte, no se han escapado de los aumentos y la escasez de repuestos y su alto coste tampoco lo han puesto fácil.

El portavoz de la Asamblea Socialista de Transporte, Félix Jaramillo, aseguró recientemente que el 20% de las unidades de transporte se encuentran fuera de servicio por la falta de repuestos y que el 65% de la flota de autobuses tiene más de 15 años de servicio.

La falta de repuestos y, por ende, el alto precio de los pocos disponibles, viene motivada por los pocos dólares que el Gobierno ha entregado en los últimos meses a sectores no prioritarios para la importación o a productos que no sean alimenticios o médicos.

En Venezuela la entrega de dólares está controlada por el Gobierno desde 2003, y en los últimos tres años se ha producido una drástica reducción de su venta.

La Bandera es el terminal principal de autobuses de Caracas y por estas fechas solía tener una actividad frenética de gente entrando y saliendo.

Los taxistas y mototaxistas que trabajan desde hace años a las puertas de la estación no recuerdan tan poco movimiento y tanta «tristeza».

Te podría interesar también