Portugal no descarta nacionalizar a la «imperdible y fundamental» TAP

// EFE

Portugal no descarta nacionalizar a la «imperdible y fundamental» TAP



Una eventual nacionalización de la aerolínea portuguesa TAP, cuyo mayor accionista es el Estado luso, está sobre la mesa del Gobierno del socialista António Costa, que califica la compañía de «fundamental» e insiste en que no se debe perder.

La opción, impensable hasta hace poco, empieza a mencionarse por el impacto del coronavirus, que ha llevado a la aerolínea a acometer el pasado día 2 una suspensión temporal de empleo para el 90% de su plantilla, compuesta por 10.617 trabajadores.

Es un intento de limitar el daño causado por la radical disminución de vuelos que padecen todas las aerolíneas. En el caso de la TAP, su media de 3.000 operaciones semanales a través de sus 105 aeronaves, se ha visto reducida a 5 vuelos semanales a los archipiélagos lusos de Madeira y las Azores.

Ante la incertidumbre mundial, la suspensión temporal de empleo puede extenderse, y con ella el perjuicio económico, del que el Gobierno luso es muy consciente.

«La TAP es fundamental», ha dicho hoy António Costa, que ha advertido en una entrevista en radio Observador de que no se puede «excluir la necesidad de nacionalizar la TAP u otra empresa fundamental para el país».

«No podemos correr el riesgo de perderla», enfatizó el primer ministro, que recordó que al iniciar su primera legislatura a finales de 2015 una de sus primeras decisiones fue revertir la privatización de la aerolínea, considerada estratégica.

Poco antes fue el ministro de Finanzas, Mário Centeno, quien comentó una posible nacionalización de TAP, si bien matizó que hay muchas formas de abordar el golpe que está sufriendo la compañía.

«No vamos a retirar ninguna posibilidad de encima de la mesa. Pero hay muchas formas de intervenir en TAP que no pasan por ahí», dijo Centeno anoche en una entrevista con la cadena TVI.

El autor de los Presupuestos de Portugal durante los últimos cinco años dijo que no sería «correcto» decir que una medida es «tabú» cuando ministros de Finanzas de otros países europeos están tomando decisiones que hace mes y medio parecían impensables.

Junto con el Estado son accionistas de TAP el consorcio Gateway, integrado por el empresario portugués Humberto Pedrosa y el brasileño-estadounidense David Neeleman (dueño de la aerolínea Azul), que tiene una participación del 45 %, y los trabajadores del grupo, a los que se reserva el 5 % restante.

Portugal, en estado de emergencia desde mediados de marzo y que posiblemente se prolongará al menos hasta mayo, suma casi 17.000 contagios y ha registrado 535 fallecidos por la COVID-19.

Te podría interesar también