¿Por qué febrero tiene 28 días?

// Banca y Negocios @bancaynegocios

¿Por qué febrero tiene 28 días?



Febrero es el segundo mes del año en el calendario gregoriano y el más corto, con 28 días (o 29 en los años bisiestos).  ¿Te has preguntado la razón?

El calendario que conocemos no siempre fue el mismo pues ha  sufrido numerosas modificaciones desde que a alguien se le ocurriera la idea de registrar el paso del tiempo en forma cíclica. El porqué lo encontramos en la época de los primeros romanos: en el siglo VIII a.C, utilizaban el calendario de Romulus; un calendario de diez meses que iniciaba el año en marzo y lo finalizaba en diciembre. Enero y febrero ni siquiera existían.

Ese calendario tenía 304 días. Fue el rey Numa Pompilio quien decidió que, para adaptar el calendario al ciclo lunar, había que colocar dos meses más, en este caso, enero y febrero.

Cada uno de los nuevos meses tenían 28 y 29 días, pero eso no le cayó bien a Numa, porque los números pares se consideraban mala suerte en aquel entonces. Por ello, se actualizó nuevamente el calendario para alternar los meses en 29 y 31 días. Dado que enero y febrero eran considerados meses de una estación «poco productiva», se pensó que no pasaba nada si ambos tenían días pares.

Sin embargo, este cambio no fue suficiente. Arraigados en esa creencia supersticiosa, también se obligó a modificar los días de enero. A nadie le gustaba que el año empezara con un mes de mala suerte.

Fue de este modo como con el paso del tiempo se fueron añadiendo y quitando días al calendario con el fin que coincidieran, finalmente, con las estaciones.

El propio Julio César realizó una última modificación del calendario tirando por la borda todos los cambios realizados hasta el momento. Enero se colocó como el primer mes, se volvieron a intercalar meses de 30 y 31 días y febrero, como era el mes de la purificación, se quedó con 28 días.

 

Te podría interesar también