Por crisis humanitaria: expertos en EEUU piden desmantelar sanciones contra Venezuela

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Por crisis humanitaria: expertos en EEUU piden desmantelar sanciones contra Venezuela

Un panel de expertos que participaron en un foro realizado en Miami sobre la crisis humanitaria venezolana abogaron a favor de un desmantelamiento selectivo de las sanciones aplicadas por Washington contra el régimen socialista de Caracas, con el argumento básico de que éstas golpean mucho más a la población que al gobernante Nicolás Maduro.

Los expertos, quienes hablaron en un foro organizado por el Instituto de Políticas Públicas «Jack D. Gordon» de la Universidad Internacional de la Florida, dijeron que la revisión en la política estadounidense es necesaria, debido a la desesperada situación por la que atraviesa la población de Venezuela, donde solo 8 de cada 100 habitantes cuentan con un regular acceso a los alimentos.

“No ha habido otra crisis como esta en la historia de América Latina, que haya lanzado a tantas personas a la pobreza o al exilio. Los últimos datos que tenemos apuntan a que el 94.5% de los venezolanos vive hoy en condición de pobreza, lo cual es muy sorprendente para un país que cuenta con los mayores recursos del mundo en términos de petróleo”, dijo el profesor de FIU, Eduardo Gamarra.

La crisis fue creada por la mala administración y corrupción  dentro de Venezuela, no por la sanciones que han estado siendo aplicadas por Washington, pero aún así “hay una necesidad real de comenzar a evaluar el efecto de estas medidas. Necesitamos evaluar si estas medidas están consiguiendo lo que buscan que es mover Venezuela hacia la democracia”, agregó, citado por El Nuevo Herald.

Esa necesidad se debe a que aún cuando la crisis no fue provocada por las sanciones, éstas sí están incrementando su impacto en la población, sostuvo Gamarra, mientras que hasta el momento no se ha obtenido evidencia de que estas medidas estén empujando al gobierno venezolano hacia una transición democrática, enfatizaron los ponentes.

Aun cuando los analistas no precisaron cuáles sanciones deberían ser eliminadas, la recomendación se inclinaba a favor de dejar de lado a aquellas que tienen el mayor impacto sobre la población en general.

Para Diana Vegas, directora de la Organización No Gubernamental Cesap Venezuela, la crisis del país petrolero es la superposición de varias crisis gravísimas — social, sanitaria, económica, política y moral — que han conducido al quiebre del Estado y la destrucción de la economía formal.

El colapso generalizado ha generado enormes paradojas dentro del país, dijo Vegas: Venezuela es hoy un país petrolero que no tiene gasolina; es un país que cuenta con enormes reservorios de agua dulce que no tiene un suministro seguro de agua para el consumo; es un país con una gigantesca red de generación hidroeléctrica, pero donde los habitantes padecen de frecuentes y prolongados interrupciones en el servicio de luz, y es un país con inmensas reservas de gas natural, pero donde sus habitantes tienen que cocinar con leña.

El Producto Interno Bruto ha caído tanto que actualmente iguala el nivel que tenía hace 47 años, y la contracción económica no está dando señales de parar, agregó.

Adicionalmente, el país lleva ya varios años registrando la tasa de inflación más alta del mundo, y el valor de la moneda nacional ha perdido 14 ceros en los últimos 14 años, señaló. En los últimos 20 años, más de 370.000 compañías se han visto obligadas a cerrar sus puertas.

El colapso económico y la creciente violencia han provocado el mayor éxodo registrado en la historia de América Latina, al impulsar al 20 % de la población venezolana a abandonar el país. Para muchos de los 6 millones de venezolanos que dejaron atrás sus hogares la decisión se convirtió en un tema de supervivencia, dijo Susana Raffalli, representante de las organizaciones Caritas y PAHNAL.

Más de la mitad de la población del país, cerca de unos 14.8 millones de personas, están en urgente necesidad de recibir ayuda humanitaria, pero lo que podría estar disponible es mucho menos que eso.

Según algunos de los últimos planes de las organizaciones humanitarias, la asistencia solo podría estar disponible para 4.5 millones, dijo Raffalli.

Pese al éxodo, en el país se encuentran 9 millones de personas que tienen necesidades inmediatas para recibir asistencia alimentaria, ya que no tienen suficiente recursos para comer, pero las organizaciones humanitarias solo habían podido asistir a 160,000 personas a junio de este año, dijo Raffalli.

Las personas, al darse cuenta que no están obteniendo suficientes ingresos para comer, por lo general van adoptando una serie de medidas de emergencia, muchas de ellas dolorosas, para tratar de sobrevivir. Éstas normalmente pueden ir desde el uso de los ahorros, o la venta de activos, o buscar trabajo adicional en el sector informal, o pedir dinero prestado.

Al agotarse estos pasos, las familias terminan decidiendo que alguno de sus integrantes debe emigrar para tratar de conseguir trabajo en otras partes del mundo, o incurrir en actividades delictivas peligrosas.

Para muchos venezolanos, que han estado resistiendo la crisis humanitaria por años, ya se quedaron sin opciones. Para ellos, la decisión pasa de escoger entre la migración o la muerte, dijo Raffalli, porque ya no tienen más opciones.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también