¿Podría Italia desencadenar una crisis sistémica en el sector bancario?

// Bloomberg


La crisis bancaria de Italia podría propagarse al resto de Europa y es necesario reconsiderar las normas que limitan la ayuda estatal a los prestamistas, dijo Lorenzo Bini Smaghi, presidente de Société Générale.

«Todo el mercado bancario está bajo presión», dijo el ex miembro del consejo ejecutivo del Banco Central Europeo durante una entrevista con Bloomberg Television este miércoles. «Adoptamos normas sobre el dinero público; dichas normas deben evaluarse dentro de un mercado que tiene una posible crisis para decidir si cabe aplicar alguna suspensión».

Dado que los bancos italianos están sobrecargados con unos 360,000 millones de euros (389,000 millones de dólares) en préstamos en mora, el Gobierno ha venido tanteando a los reguladores respecto de opciones para apuntalar a los prestamistas en medio de una renovada ola de ventas luego del referéndum del Reino Unido a favor de abandonar la Unión Europea. El Gobierno invocaría una norma de la UE que autoriza una ayuda estatal temporaria si las pruebas regulatorias de solvencia ponen al descubierto un déficit en Banca Monte dei Paschi di Siena, según afirma una persona al tanto de las discusiones.

El mercado bancario de Europa enfrenta el riesgo de una crisis sistémica a menos que los gobiernos acepten la idea del contribuyente como recurso de última instancia en una crisis, dijo Bini Smaghi. Cualquier intervención debería ser lo más veloz posible, apuntó.

Tanto Italia como Alemania tienen demasiados bancos que no son rentables y es necesaria una mayor consolidación, dijo el presidente. Italia debe realizar más esfuerzos para lidiar con los préstamos morosos y el primer ministro, Matteo Renzi, deberá tomar medidas políticamente impopulares como recortes de costos y reducciones de empleos, dijo.

«Lo que se necesita es una solución europea», dijo. «Hasta ahora, hemos tenido soluciones nacionales. Necesitamos un respaldo claro».

Con respecto al Brexit, Bini Smaghi dijo que prevé negociaciones «muy largas». Expresó la preocupación de que la propuesta del Reino Unido de reducir los impuestos sobre las sociedades para atraer empresas pueda derivar en una competencia fiscal riesgosa en toda Europa.

Te podría interesar también