Petrolera rusa Rosneft cierra 2020 con caída del 79,1% en sus beneficios

// AFP

Petrolera rusa Rosneft cierra 2020 con caída del 79,1% en sus beneficios



El gigante ruso del petróleo Rosneft anunció este viernes un marcado descenso en sus beneficios netos de 2020, en un contexto de crisis sanitaria mundial con graves repercusiones económicas, sobre todo en el sector petrolero.

En 2020, el mastodonte registró una caída del 79,1% en sus beneficios, que fueron de 147.000 millones de rublos (1.600 millones de euros, 1.980 millones de dólares), mucho menor al resultado de 2019 (705.000 millones de rublos).

En 2020, su facturación cayó un 33,6%, hasta los 5,7 billones de rublos (64.100 millones de euros, 77.500 millones de dólares), mientras que el beneficio bruto de explotación (EBITDA) se hundió un 42,6% y fue de 1,2 billones de rublos (13.400 millones de euros, 16.200 millones de dólares).

En un comunicado, su presidente, Igor Sechin, defendió unos resultados positivos «pese a las dificultades de 2020» que permitieron repartir dividendos. Otras petroleras importantes como Shell o BP anunciaron importantes pérdidas el año pasado.

Rosneft registró sus peores resultados en el tercer trimestre, cuando tuvo una pérdida neta de 64.000 millones de rublos (713 millones de euros, 862 millones de dólares), pero luego rebotó y terminó el cuarto trimestre del año con un beneficio de 324.000 millones de rublos (3.600 millones de euros, 4.300 millones de dólares).

Esto fue resultado de la venta, a finales de 2020, del 10% de las partes del gigantesco proyecto petrolero de Rosneft en el Ártico, «Vostok Oil», al grupo Trafigura de Singapur. La devaluación del rublo, que perdió casi un tercio de su valor frente al euro y el dólar en 2020, también favoreció las exportaciones.

En marzo estalló una guerra de precios entre Moscú y Riad, que provocó un desplome de los precios del petróleo, que se añadió a la bajada de la demanda a causa de la pandemia.

Al final, los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, como Rusia, acordaron bajar la producción para que los precios remontaran, aunque estos continúan siendo inferiores a los niveles de principios de 2020.

Te podría interesar también