Perspectivas 2021: sanciones financieras acelerarán las privatizaciones y la apertura del mercado interno

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Perspectivas 2021: sanciones financieras acelerarán las privatizaciones y la apertura del mercado interno



En 2020, el impacto de los errores de política económica fue agravado por el endurecimiento de las sanciones económicas y por la pandemia de la covid-19. La apertura comercial para enfrentar la escasez estimuló toda clase de importaciones que desplazan y arruinan la producción agrícola e industrial del país, afirma el economista Víctor Álvarez.

A través de un material audiovisual, el investigador y analista económico señala que, comparado con 2019, en 2020 se calcula una nueva contracción del PIB de 30%, para una contracción acumulada del 80% desde 2013. Las empresas cierran el ejercicio fiscal con pérdidas y esto merma la recaudación de ISLR e IVA.

Después de alcanzar 3. 300.000 barriles diarios, la extracción de petróleo se redujo a menos de 400.000, arrastrando el ingreso en divisas, las regalías y demás ingresos de origen petrolero. El gobierno no genera suficientes ingresos fiscales para cubrir el gasto público. Así que financia a las empresas públicas a través de emisiones de dinero sin respaldo que realiza el BCV.

Pero sin producción nacional ni reservas internacionales que respalde esta emisión desordenada de dinero, la moneda nacional pierde valor y por eso los precios se disparan.

En 2020, la hiperinflación se mantuvo por encima de los dos dígitos, registrando picos de 65% en los meses de enero y noviembre.

El Observatorio Venezolano de Finanzas de la AN calcula que la inflación de diciembre se ubicó en 21,2% y la acumulada en 2020 llegó a 3.713%.

Según la encuesta de Condiciones de Vida (ENCOVI), la reducción del 80% del tamaño de la economía, el aumento del desempleo y la hiperinflación generaron un empobrecimiento de la población superior al 80 %. En los hogares venezolanos, los ingresos que se obtienen no alcanzan para cubrir las necesidades básicas.

Con una caída de 30% del PIB, un aumento de los precios de 3713% y 54,4% de la población económicamente activa sin trabajo, en 2020 Venezuela se llevó la siniestra triple corona de ser el país con mayor colapso económico, mayor hiperinflación y mayor tasa de desempleo del mundo.

– Perspectivas 2021 –

Con el inicio de la campaña de vacunación contra la covid-19 se espera la reactivación de la actividad económica global. En ese contexto, los migrantes venezolanos recuperarán sus trabajos y reanudarán el envío de remesas a sus familiares; con ello contribuirán a reanimar el consumo privado que será la principal fuerza motriz de la dinámica económica interna.

El gobierno ya no cuenta con la otrora renta petrolera, cuyo reparto utilizó como un instrumento de dominación económica y social. Tampoco cuenta con recursos para recuperar la industria petrolera. Y en una economía largamente contraída, el fisco no recauda suficiente ISLR e IVA para financiar el gasto público, destaca Álvarez.

Para sobrevivir, el gobierno se ha visto obligado a levantar los controles y flexibilizar cada vez más las regulaciones a fin de estimular la inversión privada. La apertura a la inversión extranjera en los sectores de petróleo, gas y minería, así como la privatización de empresas públicas deficitarias, servirán al gobierno para recuperar la recaudación de ISLR e IVA, moderar la emisión de dinero inflacionario y evitar el costo político que no quiere pagar en un año en el que están previstas las elecciones de gobernadores y alcaldes.

Para estimular la inversión extranjera y las exportaciones que generen divisas, el BCV está emplazado a revisar la política monetaria restrictiva que tiende a frenar la evolución normal del tipo de cambio, genera una tendencia a la sobrevaluación y castiga la competitividad de las exportaciones privadas no petroleras. En Venezuela no resulta fácil producir para exportar.

La mala calidad de los servicios públicos y de la infraestructura genera un sobrecosto que castiga la competitividad internacional. Y si a esto se le suma un tipo de cambio sobrevaluado que no permite cubrir los altos costos de producción internos, se hace inviable producir para exportar. Así como generar las divisas que ya no aporta el petróleo.

El analista estima que en el año 2021, las sanciones comerciales y financieras acelerarán la apertura del mercado interno, la liberalización económica y la privatización de empresas públicas. Un cambio económico sin cambio político se ha puesto en marcha en Venezuela.

«El capitalismo de clientes anuncia su llegada y comienza a dar su primeros pasos sobre los escombros que dejó el fracasado modelo estatista del socialismo del siglo XXI», finaliza el economista.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también