Para Econométrica lo peor todavía no ha pasado

// Elizabeth Ostos @elizabethostos


Un cambio en el modelo económico de Venezuela pasa, necesariamente por el cambio en lo político. Hasta que eso no suceda no habrá posibilidad de armar un programa de ajustes que permita el ingreso al país de fondos para alimentar al mercado cambiario y para que el aparato productivo pueda reactivarse en el mediano plazo.

Esta es una de las conclusiones a las que llegaron los analistas participantes en el foro: “¿Lo peor ya pasó?, organizado por la firma Econométrica.

Para Henkel García, director de la empresa, “el modelo económico del chavismo colapsó y no hay forma de que se revierta esta dramática situación sin que haya un cambio en lo político para que se genere un gran consenso nacional que dé soporte a un plan de ajustes, no hay más opciones”.

Explicó el analista que la inflación del país estaría para fin de año superando el 600%, aunque en un escenario “optimista”, se ubicaría en 500%.

Sostuvo que el índice de desabastecimiento es del 70% en los rubros de alimentos con precios controlados, “esto es insostenible pues está afectando directamente a los venezolanos de escasos recursos, hay gente pasando hambre”.

En relación con el anunciado canje de los bonos de Petróleos de Venezuela, en los mercados internacionales, García dijo que, “se está renegociando en condiciones poco favorables para el país. Es muy cuesta arriba hacer este canje de deuda pues hay gran incertidumbre de lo que pueda pasar desde el punto de vista político. Quizá alguno que otro representante de un fondo buitre quiera renegociar”.

La misión del sector petrolero

Por su parte el economista Orlando Ochoa sostuvo en su conferencia que “Venezuela puede armar un plan de ajustes apalancada en su sector petrolero, que no está en su mejor momento, pero que puede recuperarse”.

“Al país le faltan divisas y el sector petrolero puede ser el gran promotor del ingreso de capitales en moneda extranjera. Para que esto se produzca debe generarse un gran consenso nacional en torno a un Plan de Ajustes creíble y consistente”, explicó Ochoa.

Dijo que le parecía “razonable” el canje de bonos de Pdvsa pues el país necesita fondos para atender otras prioridades, “y con las renegociaciones se evita que el país caiga en default, eso sería muy negativo y a nadie le conviene, ni al gobierno actual y eventualmente a la oposición en caso de que se den cambios en lo político”.

En relación con la producción de crudo de Venezuela, en tiempos de revolución, Ochoa dijo que “en los últimos 16 años ha mermado sostenidamente. En 1998, Pdvsa exportaba 3.051.000 barriles de crudo y hasta junio de 2015 ésta llegó a 2.719.000 millones de barriles por día. Esto representa 22,5% menos de ventas. Venezuela y México son los únicos productores que han reducido la producción”.

Informó que Rusia la ha aumentado en 75, 7%, Canadá 60,6%, Arabia Saudita 22,8 en el mismo período. “Estamos perdiendo mercados y posibilidad de abaratar los costos de producción del barril de crudo”.

Finalizó su intervención afirmando que, si la dirigencia del país organiza la macroeconomía, unifica el tipo de cambio y elabora un plan de ajustes creíble, “con toda seguridad llegarán inversionistas al país. El plan de ajustes puede ser financiado por organismos multilaterales y no necesariamente por el Fondo Monetario Internacional”.

La peor crisis

Por su parte, el economista Francisco Ibarra Bravo, director de Econométrica, no dudó en asegurar que esta etapa de “la gran depresión chavista”, generó, “el peor desempeño económico de cualquier tiempo de paz que ha vivido el país (…) el boom de las importaciones en detrimento de la producción nacional fue lo que apalancó la actividad económica, pero hoy en día la arrastra debido a la contracción de las compras externas y la caída del ingreso al país de dólares”.

Según sus cálculos, el gobierno ha importado 36,6% menos que el año pasado, equivalente a una merma de 24.500 millones de dólares.

 “El nivel de consumo per cápita es similar al de 2005 y con el poder de compra del salario mínimo se adquiere la mitad de la canasta alimentaria”.

En relación con el tema inflación, Francisco Ibarra Bravo dijo que el incremento en los costos en el segmento bienes es el 1.200% en apenas un año, entre agosto de 2015 y agosto de 2016.

En cambio, la inflación en el sector servicios “está represada”.

Al igual que sus colegas, este economista abogó por la unificación cambiaria y la reingeniería del sistema de asignación de divisas de la República. 

Te podría interesar también