Multas de EEUU a bancos llegan a US$ 200.000 millones

// ElEconomista.es


La administración del presidente Barack Obama aprovecha los últimos coletazos de su Gobierno para saldar sus cuentas pendientes con los bancos que jugaron un papel en los años previos a la crisis financiera de 2008, una hecatombe instigada por las hipotecas de alto riesgo.

Es por ello que Deutsche Bank acordó pagar un total de 7.200 millones de dólares (7.000 millones de euros) a las autoridades, casi la mitad de lo anteriormente previsto, mientras que la entidad suiza, Credit Suisse, saldará su causa con la justicia estadounidense con el desembolso de 5.300 millones de dólares (5.100 millones de euros).

Al mismo tiempo, el Departamento de Justicia previamente interpuso una demanda al británico Barclays por vender más de 30.000 millones de dólares en activos respaldados por hipotecas que acentuaron las consecuencias del cataclismo financiero registrado hace ocho años.

A la espera de lo que ocurra con el banco inglés, cabe recordar que los reguladores estadounidenses han impuesto multas multimillonarias, tanto a las entidades patrias como extranjeras, por las malas prácticas relacionadas con la emisión y suscripción de valores respaldados por hipotecas residenciales y otras actividades entre 2005 y 2007, aproximadamente.

Si contabilizamos sólo las sanciones impuestas a los principales bancos (J.P. Morgan, Citigroup, Bank of America, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Deutsche Bank y Credit Suisse) superan los 60.000 millones de dólares. Según KBW, los más de 175 acuerdos alcanzados por la justicia americana a los bancos por sus fechorías previas a la crisis de 2008 superan los 204.000 millones de dólares. Esta cifra no incluye los acuerdos anunciados ayer con el gigante alemán y la entidad suiza. Es decir, la cifra supera los 200.000 millones de euros al cambio actual.

Castigo y compensación

En el caso particular de Deutsche Bank, muchos respiraron aliviados, ya que la cifra final se distancia de los 14.000 millones de dólares inicialmente sugeridos por las autoridades. Un hecho que provocó el desplome de las acciones del banco. Bajo los términos del acuerdo, Deutsche Bank accede a pagar una penalización civil monetaria de 3.100 millones de dólares y provee 4.100 millones de dólares en medidas de apoyo a consumidores en forma de modificaciones a préstamos y otras asistencias a propietarios de viviendas y prestatarios, así como otras iniciativas similares que serán determinadas más adelante y realizadas en un periodo de, por lo menos, cinco años. El banco provisionará 1.170 millones de dólares más para cubrir este impacto.

Por su parte, Credit Suisse pagará directamente 2.480 millones de dólares y adicionalmente abonará 2.800 millones de dólares para compensar a los consumidores. Esta última cantidad se desembolsará a lo largo de cinco años. Al igual que ocurre con Deutsche Bank, la entidad suiza realizará una provisión de 2.000 millones de dólares en el cuarto trimestre.

Te podría interesar también