Moody's cree que el "brexit" impactará en el Santander UK y el TSB

// EFE


Moody’s indicó hoy que el triunfo del «brexit» en el referendo del 23 de junio tendrá un impacto negativo en el corto y medio plazo en las filiales en el Reino Unido de los bancos españoles Santander y Sabadell -Santander UK y TSB-, añadiéndoles presión.

En un comunicado emitido hoy, la agencia de calificación de riesgo consideró que el resultado del plebiscito a favor de la salida de este país de la Unión Europea (UE) debilitará la rentabilidad de los bancos británicos y tendrá, asimismo, un impacto en los negocios del Santander UK y del TSB Bank.

Moody’s cambió el pasado 28 de junio su perspectiva -de estable a negativa- sobre los depósitos del Santander UK y del TSB aunque dijo que espera que los perfiles crediticios de las matrices de esas entidades continúen mostrando su capacidad de resistencia.

En el caso del Santander, la agencia apuntó que su diversificación geográfica única debería permitirle compensar cualquier debilidad registrada en sus ingresos del Santander UK.

Observó además que espera que ese banco pueda hacer frente a un deterioro significativo en el riesgo de activos en sus operaciones en el Reino Unido.

En el caso del Sabadell, Moody’s cree que la entidad aún tiene espacio para absorber un mayor aumento en los créditos no rentables del TSB Bank.

Tampoco anticipó ningún cambio en la posición de liquidez de esos dos bancos españoles, «pues la liquidez de las filiales se gestiona de manera independiente».

Sobre el impacto del «brexit» en el corto y medio plazo, Moody’s indicó que la rebaja en sus calificaciones refleja su expectativa «de que la incertidumbre sobre las relaciones comerciales futuras entre el Reino Unido y la UE llevará a un debilitamiento de los créditos en los bancos que operan en este país».

Estas tendencias negativas, dijo, influirán en los perfiles crediticios de los bancos británicos, incluyendo al Santander UK y al TSB, añadiendo presión sobre sus ingresos, calidad de activos y rentabilidad.

También anticipó un debilitamiento en el entorno operativo de los bancos británicos, más presión sobre la rentabilidad de los bancos del Reino Unido, motivada por una demanda crediticia más débil con una mayor incertidumbre, entre otros factores.

La nota destacó que los bancos británicos tienen perfiles sólidos de financiación y liquidez, que espera se mantengan así a corto y medio plazo.

Te podría interesar también