Moody’s alerta de que los bancos lusos son de los más frágiles de Europa

// EFE


La agencia Moody’s alertó hoy que los bancos portugueses se encuentran entre los más débiles de Europa en términos de capital y que no considera que haya mucho espacio para mejorar en el próximo año y medio.

Así se recoge en un análisis divulgado por la agencia, en el que avisa de que el nivel de activos problemáticos es todavía demasiado alto e identifica los principales riesgos para el sistema bancario, entre los que figuran el Novo Banco y la estatal Caixa Geral de Depósitos (CGD).

Moody’s explicó que existe una «probabilidad creciente» de que Novo Banco, la entidad que heredó los activos saludables del colapsado Banco Espírito Santo, sea vendida por un valor inferior al montante con el que la entidad fue recapitalizada.

Novo Banco recibió un préstamo estatal de 3.900 millones de euros y otros 1.000 millones procedentes de los otros bancos portugueses, por lo que una venta por menos de esa cantidad «podría causar que el resto del sistema bancario soporte esa diferencia».

Además, la agencia de calificación financiera alerta sobre la «incertidumbre» que existe aún sobre la recapitalización de la CGD, el mayor banco portugués, que todavía está pendiente de recibir el visto bueno de la Comisión Europea.

A pesar de que no se conocen cifras oficiales, la prensa lusa especula con que la entidad necesita una inyección de capital de entre 4.000 y 5.000 millones de euros.

«Aunque la agencia espera que la solución sea aprobada, podría ser sujeta a ciertas condiciones, tales como un plan de reestructuración para el banco», recoge el comunicado.

Moody’s resaltó igualmente que la debilidad del sector financiero constituye «un riesgo persistente para la credibilidad del Gobierno» luso y espera que Portugal acuda a los mercados para conseguir el capital necesario para la CGD, con lo que «incrementará su propios niveles de deuda, que ya son elevados».

Te podría interesar también