Mientras el #Covid19 parece retroceder, el virus de la recesión se expande por Europa

// EFE

Mientras el #Covid19 parece retroceder, el virus de la recesión se expande por Europa



El primer trimestre de 2019 termina sacudido por una recesión generalizada de escala global. Las economías europeas reportan severas caídas de sus productos internos, lo que complica las expectativas para la post pandemia, cuya devastación económica parece ser más grave de lo que muchos analistas previeron al inicio de la crisis sanitaria.

– Rusia –

El PIB ruso cayó un 12 % en abril a raíz de las seis jornadas de vacaciones obligatorias retribuidas decretadas a fines de marzo por el presidente ruso, Vladímir Putin, con el fin de detener el avance de la COVID-19 en el país, informó el Gobierno.

El Ministerio de Desarrollo Económico señaló en un informe que al confinamiento ruso se le sumó la coyuntura económica negativa a escala internacional y las cuarentenas impuestas por otros países que tienen nexos económicos y comerciales con Rusia.

Según indica, la contracción registrada en abril echó por tierra el crecimiento del 1,8 % alcanzado durante el primer trimestre respecto al mismo período del año anterior.

La agencia de estadísticas Rosstat cifró la semana pasada en un 1,6 % el avance del PIB ruso entre enero y marzo.

La mayor caída durante abril se observó en los sectores de la economía orientados a la demanda de los consumidores, entre los cales destacaron los servicios de pago -recreación, deportes, cultura, entre otros-, que retrocedieron un 37,9 % con respecto al año anterior.

El comercio minorista se redujo un 23,4 %, con mayor afectación de los comercios no vinculados a la alimentación y bienes de primera necesidad, que permanecieron abiertos durante el mes de abril aunque sujetos a estrictas normas sanitarias.

El Ministerio de Desarrollo Económico espera que esta caída se frene paulatinamente a medida que avance la desescalada en el país.

Además, se redujo en más de un 50 % la extracción de algunos rubros de materia prima, aunque la extracción de crudo, gas y metales se mantuvo al mismo nivel que el año pasado.

La producción industrial se redujo en un 6,6 %.

El mercado laboral también se vio afectado por la cuarentena en Rusia, al incrementarse el número de desempleados en un 21 % con respecto a la misma fecha de 2019.

El nivel de desempleo se alzó al 5,6 % de la fuerza laboral y alcanzó el máximo desde 2016.

Se espera que el paro aumente a lo largo de mayo y junio, hasta alcanzar los 2,5 millones de desempleados.

– Portugal –

El PIB de Portugal cayó en el primer trimestre de este año un 3,8 % respecto al anterior debido al impacto inicial de la crisis causada por la COVID-19, ha informado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El dato mejora en una décima la cifra provisional avanzada por el INE hace dos semanas, cuando apuntó que la economía portuguesa había retrocedido un 3,9 % entre enero y marzo.

En términos homólogos, el PIB luso cayó un 2,3 % en comparación con el primer trimestre de 2019.

«La contracción de la actividad económica reflejó el impacto de la pandemia COVID-19 que se hizo sentir de forma significativa en el último mes del trimestre», refirió el instituto estadístico.

Portugal decretó el estado de emergencia a mediados de marzo, con la paralización de parte de la actividad económica.

La caída del PIB se produjo debido a la contribución negativa de la demanda externa, que había sido positiva en el primer trimestre, con un desplome más intenso de las exportaciones (7,1 %) que de las importaciones (3,1 %).

Además, se produjo un empeoramiento de la demanda interna, con una caída del 3 % del consumo de las familias respecto al trimestre anterior, mientras que la inversión repuntó un ligero 0,2 %.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que la economía portuguesa se puede contraer un 8 % en el conjunto de este año.

Portugal tiene previsto comenzar el próximo lunes la tercera fase de su desescalada -que inició el pasado día 4- para seguir reanimando progresivamente su economía, en un momento en el que hay alrededor de 31.500 infectados y más de 1.300 fallecidos.

– Italia –

La economía italiana cayó un 5,3 % en el primer trimestre de 2020 en comparación con los últimos tres meses del año pasado, superando ampliamente la estimación de un 4,7 % que había hecho en un primer momento el Instituto Nacional de Estadística italiano (Istat).

El Istat comunicó este viernes 29 de mayo los datos oficiales que confirman que el país entró en recesión y la bajada de un 5,4 % del producto interior bruto (PIB) en el primer trimestre del año respecto al mismo periodo de 2019.

Esta fuerte caída no se registraba desde el primer trimestre de 1995, añadió este organismo.

Con el dato conocido hoy, que refleja el impacto que ha tenido la epidemia de la COVID-19, se confirma lo ya anticipado en abril y es que el país entra en recesión técnica, ya que su producto interior bruto (PIB) se contrajo un 0,3 % en el último trimestre de 2019.

Se trata del mayor retroceso histórico registrado desde que el Istat comenzó a recabar datos de esta serie en el primer trimestre de 1995, y reconoce que se debe en gran medida al impacto económico de la pandemia del coronavirus, que estalló en el país el 21 de febrero.

Según sus cálculos, si no se producen cambios, la economía italiana caerá un 5,5 % en el conjunto de 2020.

En comparación con el trimestre anterior, todos los principales agregados de la demanda interna están disminuyendo, con una caída del 5,1 % en el consumo final nacional y del 8,1 % en las inversiones fijas brutas, mientras que las importaciones y exportaciones disminuyeron un 6,2 % y un 8 %, respectivamente.

Hubo tendencias económicas negativas de todos los principales sectores de producción, con la agricultura, la industria y los servicios cayendo un 1,9 %; un 8,1 % y un 4,4 %, respectivamente.

El Gobierno italiano ya había estimado una contracción del 5,5 % del PIB en el primer trimestre, mientras que para abril-junio incluso prevé una caída del 10,5 %, pero el ejecutivo, sin embargo, ve un fuerte repunte de la economía ya en tercer trimestre y un crecimiento significativo en 2021.

Mientras que en informe anual del Banco de Italia, la estimación de la caída del PIB es de entre un 9 % y un 13 % para este año.

– Francia –

El PIB de Francia cayó un 5,3 % en el primer trimestre del año, algo menos del 5,8 % que había sido anunciado de forma previa a finales de abril, informó el Instituto Nacional de Estadística (Insee).

Con esta caída, Francia iguala el peor dato histórico en los registros, que corresponde al segundo trimestre de 1968, cuando se produjo la famosa revuelta estudiantil y obrera de Mayo del 68.

La causa de la fuerte revisión de medio punto porcentual al alza respecto a hace un mes se explica, según dice en un comunicado el Insee, «por la sustitución de ciertas estimaciones y extrapolaciones para el mes de marzo, muy afectado por las medidas de confinamiento, por los indicadores habituales».

El centro estadístico también atribuye ese desajuste a que las revisiones de las cifras del primer trimestres suelen ser normalmente más elevadas que en los otros periodos del año por la necesidad de ajustar los datos trimestrales con las cuentas anuales de los años anteriores.

La caída anunciada este jueves confirma en cualquier caso la entrada en recesión técnica de Francia, tras la bajada del PIB en un 0,1 % en el último trimestre de 2019.

Especial importancia en este descenso tuvo la «inédita bajada» del consumo de los hogares, que se redujo en un 5,6 %, algo menos del 6,1 % que se había anunciado en abril.

Ello fue motivado especialmente por el cierre masivo de comercios y no tanto por la pérdida de poder adquisitivo de las familias, ya que ésta descendió el 0,4 %.

Consecuentemente, la tasa de ahorro de los hogares creció hasta el 19,6 %, frente al 15,1 % registrado el trimestre.

Los últimos cálculos del Insee, difundidos hace dos días, apuntan a que la economía francesa caerá alrededor de un 20 % en el segundo trimestre, y que en el conjunto del año el descenso PIB será de al menos un 8 %.

Esto significa que, de acuerdo con esas estimaciones, Francia vivirá la recesión más profunda desde que se inició la serie estadística de las cuentas nacionales en 1948.

El consumo en Francia bajó un 20,2 % en abril respecto al mes de marzo, cuando ya había sufrido un fuerte descenso por las dos primeras semanas de confinamiento, con lo que el desplome respecto a febrero fue del 33,7 %, anunció este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INSEE).

El de abril fue el segundo mes consecutivo en que se registró un descenso «histórico» desde el comienzo de la serie en 1980, destacó el INSEE en un comunicado.

El desplome fue del 42,6 % en los bienes fabricados el mes pasado respecto a marzo, con bajas del 67,4 % en el vestido, del 38,7 % en el equipamiento del hogar o del 36,4 % en los materiales de transporte.

En la energía, el descenso fue del 22,8 % y en la alimentación, del 5,4 %.

Te podría interesar también