Merkel será candidata a su cuarto mandato en las elecciones de 2017

// economiahoy.mx


Se especulaba desde hace días con ello y finalmente ayer se produjo la confirmación oficial: Angela Merkel se presentará de nuevo para liderar su partido y optará también a la cancillería de Alemania el próximo año, en la que será, de ganar las elecciones, su cuarta legislatura. «Hace dos semanas que decidí que volvería a presentarme», declaró. El anuncio se produce un día antes de que se cumplan once años de su primer mandato.

La mujer a la que la revista Forbes consideró el año pasado como la más poderosa del mundo lleva desde 2005 gobernando Alemania y ha ido ganando relevancia internacional con el paso del tiempo, hasta convertirse actualmente en una de las voces más importantes de Europa. Su administración no ha estado exenta de críticas, sobre todo en los últimos tiempos debido a su gestión de la crisis de los refugiados, que incluso su partido hermano (el bávaro CSU) consideró «de puertas abiertas». Esto le ha hecho perder popularidad a un ritmo vertiginoso en detrimento del nuevo partido ultraderechista, Alternativa para Alemania (AfD).

Es precisamente este «populismo chauvinista» con el que tendrá que lidiar para afrontar la siguiente legislatura, ya que se espera que AfD sea el principal partido de la oposición tras las elecciones de otoño de 2017. «Tendremos que luchar contra el odio, pero tengo claro que hay sustanciales diferencias entre Estados Unidos y Alemania», dijo en referencia a la comparativa de la victoria de Donald Trump en Norteamérica con la irrupción de AfD en el tablero político.

La última encuesta de voto conocida el pasado sábado otorga un apoyo del 33% para la Unión Democristiana (CDU) y un 23% para su socio de gobierno, el Partido Socialdemócrata (SPD). Estos resultados revelan que la fórmula de gobierno recaería de nuevo en una Gran Coalición de ambos partidos. Así lo dejó patente Merkel al declarar que «mi misión en la política es unir a Alemania, después de once años mi decisión no es trivial».

También ensalzó su propia gestión, mencionando la salubridad del mercado laboral alemán, la eliminación de deudas y el crecimiento del PIB gracias a que Alemania es un gran exportador mundial. También tuvo cabida la necesidad de establecer pactos de gobierno, ya que su partido no podría gobernar en solitario porque previsiblemente no obtendrá mayoría absoluta.

Los retos de Gobierno que afrontará serán el mantenimiento del sistema público de pensiones, la integración de los refugiados, el fortalecimiento de la industrialización y la lucha contra el terrorismo islamista, que el pasado julio dejó huella en forma de atentados. Falta saber ahora quién será el próximo candidato del Partido Socialdemócrata. Suena el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz.

Te podría interesar también