Más de 30% del comercio podría estar en punto de no retorno si se mantiene el cierre

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Más de 30% del comercio podría estar en punto de no retorno si se mantiene el cierre



La Comisión de Economía de Consecomercio plantea la urgente necesidad de acelerar el proceso de reapertura progresiva del sector comercial, con los debidos protocolos de seguridad para prevenir el contagio de Covid-19, porque de continuar el cierre «un grupo considerable» de empresas de esta área de negocios llegaría a un punto de no retorno y tendría que cerrar.

En un análisis sobre la situación sectorial, el equipo de asesores del gremio del comercio y los servicios recuerda que «previo a la pandemia, 30% de nuestros afiliados se encontraban en un riesgo importante de cerrar sus empresas. Ahora, los comerciantes se han enfrentando a tres meses de confinamiento, el regreso de los controles de precios y a la falta de combustible para la realización de sus operaciones cotidianas, lo cual endurece la realidad del sector».

La comisión señala que es cada vez más cuesta arriba mantener una estructura mínima de negocios sin facturar y pagar nóminas, en un contexto de contracción de la economía y de presiones inflacionarias crecientes.

«Es evidente que, como se ha propuesto desde el gremio, este proceso paulatino de reactivación se puede llevar a cabo de una manera segura que permita el reinicio de nuestras actividades. No olvidemos que dada la crisis derivada de la pandemia del COVID-19, se ha dado prioridad al sector de alimentos y medicinas, pero para que un alimento llegue a los hogares es necesario que se transporte, se manipule, y se acompañe de una serie de procesos que implican el desconfinamiento, al menos parcial, del sector comercial», dice el reporte del equipo asesor.

– Listos con protocolo –

En este orden de ideas, Consecomercio ha elaborado un protocolo general de prevención del coronavirus, aplicable en todo el sector, con base en los estándares fijados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en función de poner en riesgo ni al personal de las empresas ni a sus clientes.

Las líneas generales de este protocolo son las siguientes:

– Se exhorta a los trabajadores, colaboradores y clientes de los distintos comercios mantener una distancia de seguridad mínima de 1,5 metros.

– Se insta al uso obligatorio de implementos de seguridad como tapabocas y guantes, al igual que se insta a mantener una supervisión constante de las medidas de higiene, tales como el lavado frecuente de manos.

– En el caso de que no se disponga del servicio de agua, se sugiere mantener el uso de antibacterial con un 80 % de alcohol.

– Control del aforo: el comerciante debe cuidar el número de personas que asistan a su local.

– Es indispensable que se desinfecten y limpien las superficies diariamente.

«Actualmente, tanto las empresas como las cámaras de comercio han desarrollado esta serie de protocolos específicos de higiene y seguridad para el comienzo de las actividades laborales basados en nuestras recomendaciones. Alrededor del 90% de los comercios se encuentra en la espera de la autorización por parte del Ejecutivo Nacional que permita la posibilidad de trabajar nuevamente por el país. El sector del comercio y los servicios está preparado para integrarse en una estrategia para luchar con el COVID-19, pero también para salvaguardar la economía», indica el reporte.

– Imperativo de la realidad –

La comisión de economía de Consecomercio plantea que es mejor, más prudente y eficiente establecer una estrategia de reactivación general del comercio, en la cual se resguarde la salud de la ciudadanía con eficacia, antes de ver como la cuarentena se quiebra progresivamente ante la necesidad de personas, muchas integradas a la economía informal y al pequeño comercio, de salir a la calle para conseguir sus medios de subsistencia.

«En este sentido, desde Consecomercio nos preguntamos, ahora que la ola de contagio pueda aplacarse con las medidas adecuadas, ¿no será mejor flexibilizar el funcionamiento de la actividad comercial? Dicha flexibilización, por supuesto, pasa por verificar que se cumplan los respectivos protocolos de sanidad e higiene. De esta manera, se pudiera evitar que la población, ahogada en el desespero, lo haga tomando sus propias medidas, que quizás, no son las más apropiadas».

El equipo económico de Consecomercio reitera la que es la línea de acción fundamental del gremio: actuar con responsabilidad en el combate de una pandemia que ha tenido un impacto dramático en todo el mundo, considerando las condiciones críticas de la realidad venezolana, por lo que no se plantea la reactivación en términos dilemáticos con la prevención necesaria del Cobid-19, sino todo lo contrario.

Te podría interesar también