Maduro usa el decreto de emergencia para hundir la economía

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Maduro usa el decreto de emergencia para hundir la economía



La emergencia económica decretada hace tres años le ha permitido al presidente Nicolás Maduro gobernar con todas las prerrogativas del caso. No obstante, la crisis, que dio lugar a la medida excepcional, se ha profundizado colocando al país en estado de coma.

El gobierno socialista de Nicolás Maduro arrebató la mayoría de los poderes a la Asamblea Nacional -tras el triunfo electoral de la oposición en diciembre de 2015- y luego la declaró en desacato para anularla en la práctica. Desde enero de 2016 su administración toma las decisiones sin pasar constitucionalmente por el parlamento y no presenta cifras que revelen el desempeño de la economía.

Sumida en una depresión que ha costado 56% del PIB en cinco años, Maduro tuvo oportunidad de corregir los desequilibrios que han hundido a Venezuela en uno de los peores episodios de hiperinflación del mundo, convirtiéndose en el único caso de una nación petrolera.

Este salto inflacionario llevó incluso al gobierno a aplicar una reconversión monetaria que eliminó cinco ceros al bolívar a partir de agosto.

La fuerte corrupción enquistada en las instancias públicas y la continua caída en la producción de Petróleos de Venezuela, terminaron por desplomar los ingresos en los últimos tres años, al punto que a finales de 2017 el gobierno cayó en default en el pago de los bonos de deuda externa de la República y Pdvsa.

A continuación Banca y Negocios hace una comparación de cómo se encontraba la economía al cierre de 2015, quince días antes de que Maduro presentara a la Asamblea Nacional el Decreto de Emergencia Económica, que el legislativo debía aprobar para su vigencia. El parlamento lo rechazó y el Poder Ejecutivo acudió al Tribunal Supremo de Justicia, a su servicio, para avalarlo. Desde enero de 2016 Maduro ha gobernado por decreto, prorrogando o modificando el original cada dos meses.

Producción petrolera: Petróleos de Venezuela conjuntamente con las empresas mixtas bombeaba 2.653.871 barriles diarios a finales de 2015, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo. De acuerdo con el Ministerio de Petróleo venezolano el precio promedio de la cesta local fue de $44,65. Al cierre de 2018, la extracción de crudo se ubicó en 1,38 millones en el año, de acuerdo con la Agencia de Información Energética. El precio promedio se ubicó en $61,41,

Estos resultados se reflejaron en la caída de los ingresos al Fisco. En su presentación de la Memoria y Cuenta 2018 ante la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente del 14 de enero, Maduro ofreció números que evidencian una baja de 61,60% en la cantidad de divisas que Pdvsa vendió al Banco Central de Venezuela, al pasar de 10 mil 634 millones de dólares en 2013 a $4.083 millones en 2018.

Reservas internacionales: Estos activos concluyeron 2015 en $16.370 millones, en tanto que tres años más tarde cerraron en $8.833 millones, una pérdida de 46%. Buena parte de la disminución de las reservas responde al empeño oficial de honrar los compromisos con acreedores de deuda externa, lo cual pudo cumplir cabalmente hasta octubre de 2017, para luego caer en cesación de pagos.

Inflación: El BCV reconoció una inflación de 180,9% al cierre de 2015, para entonces ya la más alta del mundo, aunque cálculos privados la situaban por encima de 200%. Ese año los aumentos estuvieron apuntalados por los precios del grupo alimentos y bebidas no alcohólicas con 315%. Ante la falta de información del gobierno, la Asamblea Nacional asumió la tarea de medir el comportamiento de los precios basándose en la metodología del ente emisor. La inflación cerró 2018 en 1.698.488,2%, su primer año en hiperinflación, de acuerdo con la medición el parlamento.

Producto Interno Bruto: La contracción de la economía fue de 5,7%. Las actividades no petroleras cayeron 5,6% y las petroleras 0,9%, de acuerdo con el BCV. La Asamblea Nacional no ha publicado aún el Índice de Actividad Económica, pero el Banco Mundial calcula la caída de la cantidad de bienes y servicios producidos durante 2018 en 18%. El aparato productivo trabaja en promedio a 25% de su capacidad y la industria petrolera perdió 510.000 barriles hasta noviembre de 2018.

Tasa de cambio: En 2015 hubo tres tipos de cambio, pero la que reflejaba día a día el BCV, era la tasa del Sistema Marginal de Divisas (Simadi) que cerró en Bs 198,69. Tras varios experimentos en 2018 se mantuvo el llamado Dicom, cuyo precio fija el BCV tres veces por semana, en cada subasta. Esta tasa terminó 2018 en BsS 638,18 o Bs 63.818.000 de los de 2015, es decir, el tipo de cambio escaló 32.119.281,95% en tres años.

Riesgo país: La caída en los precios del petróleo dio las primeras señales a los inversionistas sobre lo que podrían esperar de Venezuela. La percepción de los inversionistas llevó el riesgo país, medido por JPMorgan a través del Índice de Bonos de Mercados Emergentes a 2.807 el último día hábil de 2015. Para el cierre de 2018 el riesgo se ubicó en poco más del doble, en 6.845 el más alto de todos los países evaluados

Cuando se cumple el trienio de vigencia del Decreto de Emergencia Económica, la presidencia de la República, mediante decreto Nº 3.736, publicado en Gaceta Oficial Extraordinaria 6.424 del 11 de enero, declara el Estado de Excepción y de Emergencia Económica, que permite al Ejecutivo Nacional adoptar «las medidas urgentes, efectivas, excepcionales y necesarias, para asegurar a la población el disfrute pleno de sus derechos y preservar el orden interno».

En esta ocasión, con la que se encamina a su cuarto año con poderes especiales, el gobierno incorporó al artículo 2, numerales 19 y 20, referidos a la autorización de operaciones de crédito público, reprogramaciones y complementos al endeudamiento y los límites máximos de recursos y egresos de la República, de los entes descentralizados funcionalmente y de los entes políticos territoriales con regímenes presupuestarios especiales, el ejercicio económico 2018, cuando debería corresponder solo a 2019.

Este solo detalle justificaría que se trate de un nuevo decreto.

Te podría interesar también