Macri juega sus últimas cartas para intentar ganar presidenciales en Argentina

// AFP

Macri juega sus últimas cartas para intentar ganar presidenciales en Argentina


Mauricio Macri retoma el sábado el impulso hacia las presidenciales del 27 de octubre bajo el lema ‘SíSePuede’, determinado a lograr su reelección pese a la magnitud de la crisis económica argentina y del revés que sufrió en las primarias donde quedó 17 puntos detrás del peronista Alberto Fernández.

«La elección aún no sucedió» se ha empecinado en afirmar para dejar en claro que sus aspiraciones siguen intactas.

Con un acto el sábado en Buenos Aires, el primero de treinta encuentros, el presidente liberal buscará convencer de que es la mejor opción de gobierno por otros cuatro años pese a que desde que asumió en diciembre de 2015 empeoraron todos los indicadores de la economía y hay reclamos sociales en las principales ciudades del país.

Macri pide que lo voten por otro período para completar las reformas del Estado y ajustar las cuentas públicas que argumenta le dejó en descalabro su antecesora peronista de centroizquierda Cristina Kirchner (2007-2015) y actual compañera de fórmula de Fernández.

«En esta convocatoria se juega todo. Si es un fracaso o hay poca concurrencia termina para él la campaña», aseguró a la AFP el analista político Raúl Aragón que ve a Macri «sin legitimidad ni poder» en el último tramo de su gobierno.

En su opinión «todo el mundo decidió que el próximo presidente es Fernández».

Cruje la economía

Según las últimas encuestas, Alberto Fernández ganaría en primera vuelta en las elecciones de octubre con más del 50% de los votos.

«Macri no tiene mucho para mostrar porque después de cuatro años el balance es muy negativo», señaló el politólogo Carlos Fara.

La inflación acumuló a agosto 30%, el desempleo tocó su mayor nivel en 14 años (10,6%), la pobreza afecta a uno de cada tres argentinos y el PBI per cápita volvió al nivel que tenía en 2010, según datos del Banco Mundial.

La moneda se depreció 68% desde enero de 2018 con múltiples corridas que el banco central sofocó a costa de reservas y de llevar la tasa de referencia por encima del 80%, de las más altas del mundo.

«Este señor gobernó el país como si fuera la cancha de Boca», dijo Emiliano Díaz, un taxista de 45 años que votó a Macri en 2015 pero se siente «profundamente desilusionado» por el mandatario que presidió el club Boca Juniors antes de irrumpir en la política.

La crisis empujó a Macri a restablecer subsidios, congelar precios, imponer restricciones cambiarias y control de capitales.

La economía tampoco recibió la ‘lluvia de inversiones’ que Macri predijo con su llegada al poder, pese al respaldo político de Estados Unidos y de potencias europeas.

¿Sí se puede?

Esta semana Macri buscó destrabar en Nueva York un desembolso del Fondo Monetario Internacional. Argentina ya recibió 44.000 millones de dólares de un acuerdo por unos 57.000 millones.

Casi un mes antes de la elección, Macri quiere contagiar optimismo bajo el hashtag #sisepuede. Y para muchos argentinos, Macri aún merece una oportunidad.

«Macri es alguien bien intencionado que ha cometido muchos errores políticos, entre ellos no haber dicho de entrada lo que se encontró, una herencia tremenda de muchos años de populismo», opinó Julio Esteban Lalanne, abogado de 53 años.

«La alternativa es una banda de mafiosos, de corruptos..es que vuelva al poder Cristina Kircnhner», señaló Lalanne, también docente universitario.

«Si me ponés a Drácula o Frankestein, yo los voto antes que que votar a gente que ha robado a mansalva», señaló.

Para Josefina Caminos, de 81 años, tampoco hay otra opción.

«Yo creo que es la única persona que puede evitar llevarnos a Argenzuela, hay que votarlo sí o sí», señaló.

«He vivido muchos años de peronismo y no aguanto más y menos kirchnerismo», agregó.

El primer acto será en Belgrano, barrio acomodado de Buenos Aires. Allí Macri quiere repetir el éxito de la marcha del 24 de agosto cuando miles respondieron a una convocatoria por redes sociales.

«Ni (Macri) es la suma del mal (o el desastre) absoluto ni el dechado de todas las virtudes. Pese a eso creo que tanto él como Argentina se merecerían una segunda oportunidad», comentó el analista Carlos Malamud, investigador principal del Real Instituto Elcano.

El principal problema del gobierno de Macri «fue el frente económico, pero en otros aspectos como la construcción de la República y la institucionalidad, la independencia del Poder Judicial y el respeto a la prensa sus resultados son mucho mejores», añadió.

Te podría interesar también