«Línea dura» con Maduro: la única política de Trump que Biden podría mantener

// Banca y Negocios @bancaynegocios

«Línea dura» con Maduro: la única política de Trump que Biden podría mantener



La política exterior del presidente Donald Trump ha roto los tradicionales consensos entre republicanos y demócratas en esta estratégica materia, pero hay un tema en el cual, ambos partidos, están de acuerdo, solo con algunas discrepancias de matices: el apoyo a una transición democrática en Venezuela, que pase por la salida del presidente Nicolás Maduro.

En un artículo publicado en Bloomberg, el columnista experto en temas de seguridad interna y política exterior, Eli Lake, señala que «Biden fue el primer candidato presidencial demócrata en 2019 que apoyó a Guaido como presidente interino, y lo hizo por Twitter tres semanas después de que Guaido fuera reconocido por Trump: «Es hora de que Maduro se haga a un lado y permita una transición democrática».

«El respaldo demócrata a la política inicial del Presidente Donald Trump para Venezuela en el 2019, el apoyo a Guaido y las sanciones contra el presidente Nicolás Maduro, es particularmente importante ahora. En diciembre, Venezuela tiene previsto celebrar unas elecciones amañadas para la legislatura que ahora lidera Guaido. Si Joe Biden gana las elecciones en noviembre, tendrá que decidir cómo responder mejor a lo que ocurra en Venezuela un mes después», apunta el experto.

Sin embargo, la diferencia de enfoque está en que Biden descarta de plano y a priori cualquier solución de facto para provocar un cambio en Venezuela, a diferencia de Trump que insiste en la idea según la cual «todas las opciones están sobre la mesa», pero no se puede contar con que el candidato demócrata y ex vicepresidente, como inquilino de la Casa Blanca, no decida actuar si cree que tiene que hacerlo.

«Biden ha sido cuidadoso al decir que no apoya el ´cambio de régimen´ para Venezuela, la frase usada para describir el enfoque de la administración de George W. Bush en Irak. Pero ha estado cerca de apoyar el concepto en esencia. Como dijo al Americas Quarterly en marzo, Maduro ´es un dictador, simple y llanamente´, pero el objetivo primordial en Venezuela debe ser presionar para obtener un resultado democrático a través de elecciones libres y justas, y ayudar al pueblo venezolano a reconstruir su país», señala el autor.

La administración Trump ya ha fijado posición clara sobre el no reconocimiento a los resultados de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, por las condiciones en las que han sido convocadas; especialmente por la actuación del Tribunal Supremo de Justicia.

Biden ha guardado silencio sobre este asunto, pero tendrá que pronunciarse pronto.

«Así que Biden tiene una oportunidad. Él debilitaría al dictador simplemente diciendo que, si es elegido presidente, no reconocerá los resultados de la elección amañada que Maduro ha planeado para diciembre», dice Lake.

«Tal mensaje sería particularmente efectivo por dos razones, una que tiene que ver con las relaciones interpersonales y la otra con las relaciones internacionales. Primero, el rechazo de Biden a las próximas elecciones podría confirmar la ya paranoica impresión de Maduro de que el ex vicepresidente ha buscado su muerte desde hace mucho tiempo. En 2015, Maduro acusó públicamente a Biden de fomentar un cambio de régimen en Venezuela después de reunirse con los líderes de los países del Caribe. En ese momento, la oficina de Biden dijo que las declaraciones de Maduro eran un esfuerzo por distraer a los ciudadanos venezolanos del empeoramiento de la crisis política y humanitaria en su país. Cinco años más tarde, Biden podría hacer que Maduro dudara de sí mismo una vez más».

«En segundo lugar, y más importante, una declaración sobre las elecciones fortalecería la determinación de los vecinos de Venezuela que han apoyado el ascenso de Guaidó y el derrocamiento de Maduro. Para los países latinoamericanos que han seguido el ejemplo de Trump, una falsa elección en diciembre sería una atractiva excusa para mejorar las relaciones con el régimen de Maduro. Biden debería dejar claro ahora que si gana, se espera que mantenga el rumbo que Trump estableció en 2019».

Puede leer el artículo completo de Eri Lake en Bloomberg aquí

Te podría interesar también