Las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF): ¿Cuestión de sentido común o misticismo? (II)

// Igor Williams*


En nuestra pasada entrega hacíamos mención a lo que se entiende por Contabilidad y MARCOS DE INFORMACIÓN FINANCIERA destacando que en la actualidad el mas reconocido de estos a nivel mundial era el denominado Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), las cuales se dividen NIIF Plenas dirigidas a entidades que cotizan en los mercados de valores del mundo o realizan actividades fiduciarias, tales como las instituciones financieras y compañías de seguros; y las llamadas NIIF Pymes dirigidas a las que no se encuentran en el supuesto anterior.

Hablamos de las hipótesis fundamentales de ese supuesto y de las características cualitativas que debe poseer la información financiera para ser útil. Hoy vamos a abordar otros conceptos fundamentales para su mejor comprensión.

Lectura recomendada: Las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF): ¿Cuestión de sentido común o misticismo?

Los estados financieros están integrados por una serie de elementos cuya definición debe responder a la característica de relevancia de la información. Esta definición da primacía a los elementos del estado de situación financiera, frente a los del estado de resultados que completan la definición de los mismos. El resto de los estados financieros básicos su información se deriva de los dos anteriores nombrados. Estas definiciones se estructuran en función de la capacidad de dichos elementos para generar flujos de efectivo, por lo que contribuyen a la relevancia de la información.

Elementos que forman el estado de situación financiera.

Activos

“Son recursos controlados por la entidad como resultado de sucesos pasados, del que la entidad espera obtener, en el futuro, beneficios económicos”.

Esta definición rompe uno de los más acentuados paradigmas que asocian la palabra Activo con la propiedad jurídica de un bien, siendo que en estricto términos financieros esto no es necesario mientras se mantenga el control. El control supone la capacidad para dirigir el uso del bien y soportar los riesgos y las ventajas que se derivarán del activo, independientemente de no poseer su titularidad jurídica y este tipo de casos suele observarse cuando estamos en presencia de un Grupo Económico, donde la Entidad que funge de Matriz puede poseer la titularidad jurídica del activo, pero el control del mismo, sus riesgos y beneficios los posee una subsidiaria.

El hecho que posea el control sobre el recurso, supone que tuvo que haber sucedido como consecuencia de un suceso pasado. Por ser un recurso económico se infiere su capacidad para generar beneficios económicos futuros, si no tuviese esta capacidad no estaríamos ante un activo en estricto sentido financiero. La forma en que este puede contribuir a la generación de beneficios económicos puede ser mediante:

a) Su uso en la actividad de producción o prestación de servicios. Este es el caso, por ejemplo, de las Propiedades, Planta y Equipo.

b) Intercambiándolo por otros activos, como en el caso de los inventarios.

c) Utilizándolo para liquidar un pasivo, por ejemplo el efectivo.

d) Distribuyéndolo a los propietarios, como forma de retribución de su inversión..

Pasivos

“Obligación presente de la entidad, surgida a raíz de sucesos pasados, al vencimiento de la cual, espera desprenderse de recursos que incorporan beneficios económicos”

La definición de pasivo se sustenta sobre el concepto de obligación, las cuales surgen por diversos motivos, pero en todos ellos lo sustantivo es que la entidad no pueda eludir el pago de la obligación y, en el caso de algunos instrumentos financieros, no pueda evitar el pago de intereses tampoco. Esta obligación suele ser:

a) Obligaciones surgidas de contratos: Las obligaciones contractuales son recíprocas y surgen cuando la contraparte cumple con su parte del contrato.

b) Obligaciones presentes condicionadas a hechos futuros: En determinadas ocasiones las obligaciones dependen de hechos futuros, como pueden las obligaciones inciertas que se derivan de responsabilidades o litigios. La cuestión reside en determinar si la obligación es presente o no. En estos casos, el criterio dominante es si la entidad tiene capacidad para influir en esos hechos futuros o, por el contrario, esos hechos futuros no son evitables.

Las obligaciones suponen que a su vencimiento la entidad tenga la necesidad de desprenderse de recursos que incorporan beneficios económicos a la misma. El hecho de que una obligación no tenga fecha de vencimiento no es determinante para que deje de ser pasivo, siempre y cuando la entidad no pueda evitar el pago para cancelarla.

Patrimonio

La definición de patrimonio está subordinada a los conceptos de activos y pasivos y es la siguiente:

“Patrimonio es la parte residual de los activos de la entidad, una vez deducidos todos sus pasivos”.

Obviamente dependiendo de la Jurisdicción donde se encuentre la entidad, la legislación comercial establece una serie de requerimientos para el patrimonio que en muchos casos tiene que ver con la constitución de reservas y ciertas restricciones para que los accionistas no puedan disponer de la totalidad del mismo, en aras de protección a terceros.

Como se observa hay bastante más de SENTIDO COMÚN en estas normas que de misticismo, en nuestra próxima nota abordaremos otros aspectos básicos que el empresario necesita conocer de las NIIF, para hablar y discutir con propiedad sobre esto, a pesar de no ser un experto. Hasta entonces. 

*Contador Público Colegiado. Certificado en Normas Internacionales de Información Financiera para Pymes.

Te podría interesar también