La tendencia se ha acelerado: ¿Desaparecerá finalmente el dinero en efectivo?

// EFE

La tendencia se ha acelerado: ¿Desaparecerá finalmente el dinero en efectivo?



Pagar una compra de forma biométrica, acercando la cara a un lector de reconocimiento facial, o mediante un microchip instalado bajo la piel o incluso utilizando la realidad virtual pronto dejarán de sonar a ciencia ficción y sustituirán al dinero en efectivo casi por completo.

Según un informe de Universal Pay sobre el futuro de los medios de pago, el 83% de los usuarios cree que nos dirigimos a una sociedad sin dinero en efectivo, algo que era ya una tendencia antes de la pandemia y que ahora se ha acelerado.

España sigue siendo, junto con Alemania, uno de los países en los que más se utiliza el dinero en efectivo, aunque los ciudadanos de estos países no son ajenos a los nuevos sistemas de pago.

Entre ellos, el informe destaca los pagos «invisibles», que utilizan la biometría facial, es decir, el usuario acerca el rostro a un lector con una cámara, se hace un «selfie» y el sistema le reconoce y carga el pago de forma automática en su tarjeta.

Este sistema ya ha «revolucionado» el mercado en China, gracias a que agiliza el proceso de compra y mejora la experiencia del cliente, dice el informe.

Otro método de pago que llegará este año, aunque la tecnología necesaria aún tiene que avanzar, son los llamados «wearables», es decir, un microchip insertado debajo de la piel que cuenta con la información necesaria para sustituir a la tarjeta de crédito.

Esto ya es una realidad en algunos países como Suecia, donde más de 3.000 personas ya utilizan esta tecnología para reemplazar las tarjetas de crédito, el carné de identidad o incluso la tarjeta del metro, añade el informe.

Asimismo, el uso de la realidad virtual para que los compradores prueben, por ejemplo, cómo les queda una prenda de ropa o un color de barra de labios antes de comprarlo también será posible en breve.

Otra de las novedades, según el informe, son las grandes apps que permiten disponer de todos los datos necesarios de cada usuario para tramitar diferentes servicios «online» sin tener que trabajar con varias herramientas.

Y por último, las más conocidas y utilizadas, las billeteras digitales, como Apple Pay, Google Pay y una larga lista, que permiten pagar con una aplicación que contiene una versión digital de las tarjetas del usuario, que se puede instalar en cualquier dispositivo, como el móvil o una tableta.

Te podría interesar también