La escasez como elemento que distorsiona el comportamiento inflacionario

// Banca y Negocios @bancaynegocios


Tras más de un año trasncurrido desde que divulgara las últimas estadísticas oficiales sobre inflación, a finales de 2015, el Banco Central de Venezuela no ha dado a conocer las fluctuaciones en el índice de Precios. Esto ha impedido que se divulgue en forma transparente cómo es el comportamiento inflacionario de acuerdo con las mediciones técnicas que realiza el ente emisor.

Pero en caso de que las estadísticas oficiales se divulgaran, existe otro inconveniente que juega en contra de una medición fidedigna del comportamiento de los precios en puntos de venta, y este factor es la elevada escasez.

Cuando un porcentaje importante de los productos de consumo básico empiezan a escasear se producen distorsiones que alimentan los canales irregulares. Esto impulsa el comercio en los llamados «mercados negros», aquellos en que los productos escasos aparecen a precios varias veces por encima de su valor normal.

Con el paso del tiempo y la profundización de las políticas de controles de precios, no solo se ha agravado la situación de escasez de productos básicos sino que cada vez nuevos rubros y nichos de mercado se suman a esta realidad.

Y es que este fenómeno por lo general guarda relación con las regulaciones que muchas veces se imponen durante meses y años sin revisión. Una vez que los precios se liberan, tienden a ubicarse por encima de su nivel racional en un fenómeno que en economía se conoce como «overshooting».

Hoy en día en Venezuela, gran parte de los precios en el mercado están influidos por el control cambiario, debido a que los productos incluyen ingredientes, empaques, componentes o requieren de maquinarias en alguna parte de la cadena productiva que a su vez implican la necesidad de divisas oficiales. La escasez de divisas y el desvío de dólares oficiales impactan de este modo en la poca disponibilidad de bienes esenciales.

 Como resultado los fenómenos muy conocidos del contrabando de extracción y el bachaqueo sustituyen la actividad normal, e inciden en una distorsión aún mayor de los niveles de precios.

 Es importante contar con estadísticas oficiales para evaluar el estado de la economía en general, pero para ello también es necesario contar con un reordenamiento interno que corrija los desvíos y distorsiones en general que se están presentando en la actualidad.

Te podría interesar también