Italiana Eni registra pérdida abismal de más de US$10.000 millones en 2020 por la pandemia

// AFP

Italiana Eni registra pérdida abismal de más de US$10.000 millones en 2020 por la pandemia



El gigante italiano del petróleo y gas Eni registró una pérdida abismal de 8.560 millones de euros (10.400 millones de dólares) para el 2020, debido a la caída de los precios del petróleo y del gas provocada por la pandemia, indicó este viernes la entidad.

Se trata de un resultado peor de lo esperado, ya que los analistas pronosticaban una pérdida de 7.570 millones de euros (9.100 millones de dólares), según el sistema de información financiera Factset Estimates.

En 2019, Eni registró un beneficio de 148 millones de euros (179 millones de dólares).

En el cuarto trimestre del 2020, el grupo sufrió una pérdida neta de 725 millones de euros (879 millones de dólares), de nuevo superior a las expectativas de los analistas.

«El impacto de la demanda causado por la pandemia ha llevado a un colapso de los precios y de los márgenes en las materias primas: el precio de referencia del petróleo Brent cayó del 35% en un año», precisó el grupo en un comunicado.

El precio de referencia para el gas natural en el mercado italiano también cayó de un 35%.

La producción de hidrocarburos llegó a 1,73 millones de barriles por día (mbd) durante el año, una bajada del 7%, cifra en línea con los objetivos del grupo y las expectativas de los analistas.

El volumen de negocios del grupo se desplomó un 37% llegando a 43.980 millones de euros (53.375 millones de dólares), una caída mucho más pronunciada de la esperada por los analistas, según Factset.

Con la convicción de que a largo plazo las empresas del sector petróleo y gas no tienen futuro, el grupo quiere equilibrar su cartera con el desarrollo de las energías renovables.

Eni anunció en diciembre la adquisición del 20% de las acciones del proyecto liderado por la británica SSE y la noruega Equinor con el objetivo de crear el mayor parque eólico marino del mundo.

El grupo italiano se fijó como objetivo la reducción del 80% de las emisiones netas de gases de efecto invernadero de sus productos energéticos para 2050, más allá del umbral del 70% indicado por la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Te podría interesar también