Infectólogo advierte sobre poca apertura y transparencia en el proceso de vacunación contra COVID-19

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Infectólogo advierte sobre poca apertura y transparencia en el proceso de vacunación contra COVID-19



Para el vicepresidente de la Sociedad Venezolana de Infectología, Manuel Figuera, hablar de un plan de vacunación contra el Coronavirus en el país requiere conocer si de verdad existe una planificación “con todos los elementos y pasos importantes para que se ejecute de una manera equilibrada, amplia y para que llegue a los sectores más importantes”.

A través de Radio Fe y Alegría Noticias explicó que en otros países ya habían tomado previsiones semanas antes de que llegaran las primeras dosis.

Espera que para la aplicación de las vacunas no haya ningún sesgo político “aunque lo que hemos visto en estos días nos preocupa porque no tenemos conocimiento de lo que se está haciendo los científicos, por ejemplo, nosotros los infectólogos que somos los primeros que manejamos pacientes con COVID-19, y eso habla de la poca apertura y transparencia de lo que se está planificando”.

Citó el ejemplo de Argentina, país en el cual “ya tenían previstos los lineamientos técnicos que son el esquema de pasos que se establecen para la vacunación, la planificación misma, y la operatividad del plan, incluyendo la capacitación del personal que va a estar en el mismo, y cómo se van a adecuar esos espacios”.

El médico advirtió que esta es una vacunación sin precedentes “y por tanto tiene que ser con medidas de bioseguridad porque estamos en una pandemia y donde, sobre todo, se debe escoger a los prioritarios”.

Sobre la selección para vacunar en esta primera jornada a funcionarios públicos, autoridades y militares, según lo anunció el gobierno, Figuera fue crítico al señalar que en otros países esos sectores pertenecen al cuarto nivel de vacunación, es decir, que no están dentro de los primeros llamados a ser vacunados.

Refirió que el primer nivel le pertenece al personal sanitario, porque son los que corren mayor riesgo, el segundo a los adultos mayores de 75 años y el tercero le corresponde a personas con otros problemas de salud.

En cuanto a la llamada Mesa Nacional para acceder a las vacunas del mecanismo COVAX de la Organización Panamericana de la Salud, el infectólogo opinó que ojalá la iniciativa no se convierta en un fracaso similar a las mesas de diálogo político.

“Sería un problema bien grave para la ya deteriorada condición sanitaria que estamos viviendo los venezolanos”.

Añadió que pese a que el ingreso promedio mensual de los médicos es de dos dólares los mismos siguen trabajando, “atendiendo, poniendo en riesgo su propio pellejo, a pacientes de COVID-19, muchas veces sin condiciones y sin servicios”.

Por esto le hizo un llamado a las autoridades gubernamentales que den a conocer la planificación mucho más estructurada “y que involucren a otros sectores como por ejemplo el empresariado para garantizar las condiciones refrigeradas de la vacuna”.

Desde las sociedades científicas venezolanas ratificó que están a la orden para ofrecer su apoyo en la experticia, logística, operatividad, campañas para que las vacunas lleguen “donde más hace falta”.

Finalmente alertó que dentro de dos semanas, cuando se acaben estas primeras dosis, se van a necesitar muchas más vacunas porque una sola dosis no es suficiente.

Te podría interesar también