Banca y Negocios Informe Privado
19/06/2022 06:33 PM
| Por AFP / Banca y Negocios

Habrá relaciones con Venezuela: coinciden ambos candidatos en históricas elecciones colombianas

Habrá relaciones con Venezuela: coinciden ambos candidatos en históricas elecciones colombianas

Los colombianos eligen este domingo 19 de junio presidente entre el izquierdista Gustavo Petro y el independiente Rodolfo Hernández, dos candidatos ajenos a los partidos con propuestas radicales de cambio para un país en crisis.

Las encuestas mostraban un empate técnico, por lo que un resultado muy reñido del balotaje podría alimentar las sospechas de fraude -que Petro ha expresado insistentemente- y desencadenar protestas.

El senador y exguerrillero de 62 años ganó la primera vuelta con el 40% de los votos frente al 28% de Hernández (77), pero su ventaja se pulverizó tras el juego de alianzas y una campaña muy agresiva, con filtraciones y golpes bajos de lado y lado.

Los electores castigaron a las fuerzas que históricamente han gobernado y ahora escogerán al sucesor de Iván Duque entre dos alternativas inciertas que despiertan miedos en diferentes sectores.

Si vence Petro, la izquierda llegará por primera vez al poder y si el triunfo es para Hernández, estará al frente del país un millonario sin partido enredado con la justicia.

«Los colombianos nunca se habían enfrentado a esto, no ir hacia donde el entusiasmo les señala sino hacia aquel que les hará menos daño», señala Michael Shifter, del Diálogo Interamericano.

Alrededor de 29 millones de colombianos están llamados voluntariamente a las urnas desde las 13H00 GMT hasta las 21H00 GMT. La abstención oscila generalmente entre 45 y 50%.

– Venezuela es una coincidencia –

Petro y Hernández coinciden en que restablecerán relaciones con Venezuela, lo que implica reconocer a Nicolás Maduro como presidente, lo que marca el cambio más radical de política exterior luego que el actual mandatario, Iván Duque, mantuviera su respaldo activo al líder opositor Juan Guaidó.

Varios medios indican que el sector de la oposición venezolana, liderado por Guaidó, ha sostenido contactos con ambos aspirantes colombianos, pero está claro que el reconocimiento a la «presidencia interina» del líder opositor termina con la asunción del nuevo presidente colombiano.

Este cambio tiene efectos importantes como un manejo distinto de los activos venezolanos en Colombia, como el caso de la petroquímica Monómeros, cuya gestión dirigida por personas designadas por Guaidó ha sido objeto de duros cuestionamientos y acusaciones.

Sin embargo, la reanudación de las relaciones con Maduro tendrá matices según quien ocupe el Palacio de Nariño.

En el caso del triunfo de Gustavo Petro, el mandatario venezolano tendría un aliado, aunque durante la campaña el exalcalde de Bogotá ha marcado distancias con el proyecto chavista, ha prometido gobernar dentro de la constitucionalidad vigente y hacer un gobierno progresista, pero no marcado por una ideología radical.

No obstante, es seguro que Petro se aleje de la órbita política de Estados Unidos, que ha sido un aliado preferente para Iván Duque, y adopte una política exterior más centrada en la región con nuevos aliados relevantes como China, dentro del marco de la multipolaridad.

En el caso de Rodolfo Hernández, el reconocimiento a Maduro es un paso más pragmático. A su juicio, lo importante es normalizar las relaciones comerciales y regularizar la movilización fronteriza. A los efectos de la política exterior a este candidato estilo Donald Trump parece importarle poco la ideología, el estilo y las prácticas de quien gobierne en Venezuela.

Igualmente, ambos candidatos respaldarán el acuerdo de paz de 2016 con las extintas FARC y buscarán dialogar con el Ejército de Liberación Nacional, la última guerrilla reconocida en el país

– Menú de problemas –

Colombia llega fracturada a esta segunda vuelta y con un gobierno desgastado e impopular.

Duramente reprimidas, las protestas de 2019, 2020 y 2021 reflejaron un malestar profundo frente a la desigualdad y falta de oportunidades, principalmente para los jóvenes.

Con la pandemia se agravó la pobreza, que hoy alcanza al 39% de los 50 millones de colombianos. El desempleo ronda el 11% y la informalidad el 45%. También el narcotráfico y la violencia asociada a esa actividad, con varios grupos armados expandiéndose por el territorio, serán desafíos del próximo gobierno.

Petro y Hernández representan ruptura y cambio, pero con modelos y estilos opuestos. El primero quiere robustecer el Estado, transformar el sistema de salud y pensiones, y suspender la exploración de petróleo para dar paso a energías limpias, ante la crisis climática.

«El país necesita justicia social para poder construirse en paz (…) es decir menos pobreza, menos hambre, menos desigualad, más derechos. Si no hace eso la violencia se profundiza», sostiene Petro.

Hernández aterrizó en esta contienda como un outsider con dinero y éxito empresarial, y una propuesta de lucha anticorrupción, gobierno austero y menos burocracia.

«Voy a reducir el tamaño del Estado, a acabar la corrupción y reemplazar por funcionarios eficientes y no corruptos a aquellos que han puesto en gobiernos anteriores y que están marcados por la incapacidad y la ineficiencia», señala.

Ambos tienen experiencia como alcaldes. Petro fue alcalde de Bogotá (2012-2015), y Hernández de Bucaramanga (2016-2019), una ciudad de unos 600.000 habitantes. El primero es un economista que quiere que los ricos paguen más impuestos y el otro un ingeniero constructor que plantea reducir el IVA del 19% al 10%.

Ambos eligieron a dos mujeres con raíces afro como sus futuras vicepresidentas. La ambientalista Francia Márquez acompaña la fórmula de Petro y la académica Marelen Castillo la de Hernández.

– Los miedos –

Ante el espectacular giro, crecen las dudas y los miedos. Sectores poderosos y de las Fuerzas Armadas resisten a Petro por su pasado en la lucha armada y su ambicioso proyecto de reformas que, temen, afecte a la propiedad privada y conduzca al país hacia un socialismo fallido.

Si vence, los militares deberán jurar lealtad a un exguerrillero en un país traumatizado por un conflicto de seis décadas con los rebeldes de ultraizquierda.

También tiene una «personalidad que muchos asocian con intransigencia, terquedad y con un ego que limita el diálogo», sostiene la politóloga de la Universidad Javeriana Patricia Muñoz.

Con Hernández reina la incertidumbre. El magnate que promete erradicar la corrupción está llamado a juicio por irregularidades en un contrato firmado en su época de alcalde que podría impedirle gobernar. Es un político lenguaraz, que se desdice con frecuencia y ha hecho comentarios sexistas.

Tiene «poco conocimiento del Estado (…) ¿Cómo va a gobernar cuando su discurso ha sido en contra de los congresistas y de la clase política?», plantea la académica.

Así, los colombianos elegirán entre dos inéditas alternativas de cambio. «En realidad me siento muy desconcertada, triste y decepcionada de este país. Las dos opciones como presidentes no me gustan, absolutamente no», señala Camila Araque, abogada de 29 años.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Comparte este artículo