Guerra Fría: EEUU sanciona a constructoras de nuevo gasoducto ruso-europeo

// AFP

Guerra Fría: EEUU sanciona a constructoras de nuevo gasoducto ruso-europeo


El presidente Donald Trump firmó sanciones de Estados Unidos contra las compañías que construyen un gasoducto entre Rusia y Alemania, que según el Congreso podría dar al Kremlin una influencia peligrosa sobre los aliados europeos.

Las sanciones, a las que se opone la Unión Europea, se incluyeron en un extenso proyecto de ley de gastos de defensa para el año fiscal 2020 y alcanza a compañías que construyen el ducto Nord Stream 2 en el Mar Báltico.

La obra, de casi 11.000 millones de dólares, tiene como objetivo duplicar las entregas de gas natural ruso a la principal economía de Europa, Alemania.

El gasoducto, que está casi completo, pasa por debajo del Mar Báltico, eludiendo a Ucrania.

Las sanciones se enmarcan en un proyecto de ley de financiación anual del Pentágono mucho más amplio por 738.000 millones.

Las medidas estadounidenses enojaron a Moscú y a la Unión Europea, la cual dice que debería poder decidir sus propias políticas energéticas.

En un intercambio el viernes con su homólogo alemán, Heiko Maas, el secretario de Estado Mike Pompeo reiteró su «fuerte oposición» a la construcción de Nord Stream 2.

Moscú, por su parte, ha indicado claramente que llevará a cabo este proyecto a pesar de las sanciones anunciadas, que incluyen la congelación de activos y la revocación de visas de Estados Unidos para los empresarios ligados al gasoducto.

El Departamento de Estado ahora debe comunicar los nombres de las empresas y las personas interesadas en un plazo de 60 días.

La mitad del proyecto es financiado por Gazprom y la otra por cinco compañías europeas (OMV, Wintershall Dea, Engie, Uniper y Shell).

Desde su inicio, muchos obstáculos se han interpuesto en el camino de este proyecto.

Nord Stream 2 solo obtuvo la luz verde de Dinamarca a fines de octubre para cruzar sus aguas, lo que probablemente retrasará su entrada en servicio, inicialmente programada para fines de 2019.

Uno de los principales blancos es Allseas, con sede en Suiza y contratada por la gigante energética estatal rusa Gazprom para construir la sección en alta mar.

Tras la firma de las sanciones, Allseas anunció en un comunicado la suspensión de los trabajos.

El poder de Gazprom está en el centro de las preocupaciones de Estados Unidos sobre el oleoducto, y también de los países de Europa oriental y central.

El senador Ted Cruz, un aliado republicano de Trump, dijo que detener Nord Stream 2 debería ser una prioridad de seguridad importante para Estados Unidos y Europa por igual.

«Es mucho mejor para Europa depender de la energía de Estados Unidos que alimentar a Putin y Rusia y depender de Rusia y estar sujeto a un chantaje económico», expresó en el Senado la semana pasada.

Sin embargo, el senador Rand Paul, otro republicano, votó en contra del proyecto de ley, objetando su intento de «sancionar a los aliados de la OTAN y posiblemente a las compañías de energía estadounidenses».

– Oposición europea –

La Unión Europea denunció  las sanciones estadounidenses contra las empresas que participan en la construcción del gasoducto ruso-europeo Nord Stream 2, y el gobierno alemán las calificó de «injerencia en asuntos internos», informaron fuentes oficiales.

«Por principio, la Unión Europea se opone a la imposición de sanciones contra empresas europeas que llevan a cabo actividades legales», afirmó un portavoz de la UE.

El gasoducto, que está casi terminado, pasa por debajo del Mar Báltico, eludiendo a Ucrania, país aliado de Occidente.

La obra tiene como objetivo duplicar las entregas de gas natural ruso a Europa, vía la principal economía de Europa, Alemania.

Trump firmó el viernes 20 de diciembre sanciones contra las compañías que construyen el gasoducto, que según el Congreso podría dar al Kremlin una influencia peligrosa sobre los aliados europeos.

La Comisión Europea está analizando las repercusiones posibles de dichas sanciones estadounidenses, indicó la portavoz europea.

«El objetivo de la Comisión siempre ha sido asegurar que el Nord Stream 2 opera de forma transparente, con un nivel apropiado y vigilancia reglamentaria», señaló.

El gobierno alemán, por su parte, «rechaza estas sanciones extraterritoriales. Afectan a las sociedades alemanas y europeas y constituyen una injerencia en nuestros asuntos internos», reaccionó Ulrike Demmer, una portavoz de la canciller alemana Angela Merkel en un comunicado.

Aproximadamente el 18% del consumo anual de gas natural de la UE procede de Rusia vía Ucrania.

Te podría interesar también