FMI prevé «aceleración» de crecimiento en Argentina gracias a reformas de Macri

// EFE


El director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner, destacó hoy en Buenos Aires sus expectativas de que haya una «aceleración del crecimiento potencial» en Argentina tras las reformas iniciadas por el Gobierno de Mauricio Macri.

Durante su intervención en la conferencia anual del Council of the Americas, Werner aseguró que este avance es posible gracias al «cambio» impulsado por el Ejecutivo en la regulación, en el orden macroeconómico y «en la constitución de un marco institucional predecible, que fije las bases de un crecimiento sólido».

«Hay diferentes números pero claramente la dirección es muy clara y las expectativas son muy claras» y «después de un proceso de estancamiento del crecimiento económico en los últimos cinco años, hay expectativas de una aceleración del crecimiento potencial», insistió.

Asimismo, afirmó que en muchos países de América Latina el hecho de que los niveles de corrupción sean mayores a los de desarrollo ha provocado «grandes caídas» en la aceptación de las administraciones actuales, lo que dificulta el proceso de inversión.

Sin embargo, a su juicio, esto no ocurrió en Argentina, donde el apoyo es «muy grande» y, dijo, se vio reflejado en los resultados de las elecciones primarias legislativas del pasado 13 de agosto, que mostraron la «consolidación del apoyo a este proceso de reformas».

En ese sentido, Werner hizo hincapié en la «muy importante» transformación que atraviesa el país gracias a un proceso de «ordenamiento macroeconómico» que pasa por la puesta en marcha de una política monetaria «independiente» y un esquema de metas de inflación y tipos de cambio exitoso, en el que se busca aumentar la eficiencia del gasto público y la «rentabilidad» del sector privado.

Todo ello tendrá «impactos importantes en el proceso de crecimiento y de creación de empleos» en el país, que debe aprovechar el «entorno favorable» regional y mundial para su economía, como la «abundancia de financiamiento» y la estabilidad del precio de las materias primas, entre otros factores.

Por su parte, durante su intervención en el evento, que reúne cada año a autoridades políticas nacionales y empresarios y referentes económicos de otros países, el ministro argentino de Hacienda, Nicolás Dujovne, pronosticó que la economía del país va a crecer a un ritmo de entre el 3 y el 4 % durante «muchos años» si continúan con el esquema de la gestión actual.

«La dirección del cambio es inexorable, pero teniendo en cuenta desde donde venimos, necesitamos un tiempo para terminar de normalizar a la Argentina», apuntó antes de destacar varios hitos de su Gobierno, como el programa monetario y fiscal del Banco Central, el de infraestructuras, el institucional y el de «integración al mundo».

Asimismo, avanzó que van a continuar en este sentido con el impulso de dos normas en el Congreso: una ley de responsabilidad fiscal y una reforma tributaria, que van a contribuir a crear ese marco necesario para que haya «inversión e innovación» en Argentina, que son, en su opinión, las únicas fuentes de crecimiento.

Con él coincidió el jefe de Gabinete, Marcos Peña, al destacar la importancia de contar con una economía «competitiva y productiva», con un Estado que «acompañe y facilite» y que, por ende, permita generar empleo privado de «calidad» para salir de la desigualdad.

Te podría interesar también